Inicio > Coaching personal > Sin prisa pero sin pausa

Sin prisa pero sin pausa

La fábula dice que la liebre se burlaba de la tortuga por sus patas y lo lenta que era, hasta que un día el galápago le desafió a correr una carrera, para ver quien llegaba primero a la meta, como juez estaría el zorro, animal muy astuto para que garantice la ausencia de trampas. Ante tal desafío con un resultado que se suponía por todos, arrancó la carrera, rápidamente la liebre tomó la delantera con facilidad, a lo que ésta comenzó a parar por el camino, a beber, comer, descansar, ver amigos hasta quedarse dormida. Sin embargo la tortuga siguió a su ritmo, sin pausa pero sin prisa, después de varias horas, la liebre despertó y se acordó que estaba en medio de una carrera, se incorporó rápidamente a la carretera, al llegar a la meta, creyéndose ganadora, se encontró con una desagradable sorpresa, la tortuga ya había traspasado la meta hacía bastante tiempo, con lo cual había perdido el desafío.

Interesante historia que llevada a la realidad de la vida, muchas personas se comportan como la liebre, se olvidan de la meta, caen en la pereza, soberbia, dejarse estar, exceso de confianza entre otras cosas, porque la sociedad de hoy exige siempre las prisas, el no vivir el momento, aquel que es lento, pensativo, reflexivo, parece un inútil, está bien visto comer en un sitio de comida rápida y mientras , leer el periódico, responder un email y atender el móvil, así no pierde tiempo y es una persona que aprovecha el tiempo. Pues a mi me gusta y me interesa ser como la tortuga, porque disfruta cada momento, piensa en la meta, en el largo plazo, tiene responsabilidad, continuidad, siempre va andando, sin prisas pero sin pausas, con las cosas claras, con perseverancia, porque lo importante es llegar pero disfrutando y viviendo la vida, no dejarla pasar a toda velocidad, sin observar nada para llegar a la meta. Porque escucho a muchas personas siempre pensado y corriendo para llegar a la vejez con todos lo deberes hechos, pero en el camino no ha disfrutado nada y cuando llega a la meta, la reflexión es “para que me he matado durante tantos años para alcanzar los objetivos y ahora estoy vacío, sin poder disfrutar nada”. Lo bueno desde mi opinión es hacer el camino, viviendo cada momento, ya sea en lo profesional, personal, con la familia, viajando, comiendo, entrenando, leyendo un libro ó simplemente manteniendo una conversación telefónica, porque eso nos permitirá vivir la vida con más plenitud y satisfacción. Aunque debo aclarar que no veo mal ni mucho menos que en determinados hay que hacer las cosas rápidamente, pero cuando eso es la característica de la vida, mal asunto.

Para terminar les dejo una reflexión, ¿En que momento de vuestras vidas se encuentran, como la tortuga ó la libre?

Anuncios
Categorías:Coaching personal
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: