Inicio > Coaching personal > Díficl que algo cambie sino hay ganas de cambiar

Díficl que algo cambie sino hay ganas de cambiar

Esta frase con la que título esta entrada del post, la escuché en una de las canciones del nuevo álbum del cantante argentino Diego Torres, la cual me impactó rápidamente al escucharla la primera vez. Dejé terminar la canción y la volví a su inicio, escuché con mucho detenimiento la letra, para comprender bien a que se debía esta frase, la cual me pareció muy ilustrativa y contundente.

Ya cuando terminó, seguí escuchando el cd, pero comencé a darle vueltas a la cabeza. Comenzaron a venirme imágenes de personas contandome sus problemas, inquietudes y dificultades, algo que ocurre a menudo cuando te relacionas con personas y le das la posibilidad de escucharlas.

A raíz de esos recuerdos, comencé a darle mucha importancia a esta frase, porque las personas que se quejan todo el día de su mala suerte (para mí no existe), de la falta de motivación, de tener un trabajo ingrato, de no llegar nunca a final de mes, de criticar a los demás, no mirarse a si mismo, de querer adelgazar, de dejar de fumar, etc., muchas veces dicen que van cambiar que buscarán algo mejor, pero tu les miras y siempre están igual, aunque muchas veces retroceden en vez de avanzar.

Por eso esta frase se ha convertido para mi en una de mis favoritas porque es muy difícil que algo cambie sino hay ganas de cambiar, parece una obvediedad pero sino la aplicas a fondo en cambio no ocurrirá nunca. Porque es fundamental que estés convencido para hacer algo, que tengas la perseverancia, la disciplina y la convicción de que eso debes hacerlo, es como los alpinistas, que ansían y sueñan con escalar los 8.000 metros, que para llegar allí, deberán pasar hambre, frío, algunos golpes, temores, tormentas, pero ellos saben lo que les supone llegar a la cima.

Entonces para cambiar tendremos que tomar la actitud del alpinista, porque la sensación que ellos tienen cuando llegan a la cumbre es muy parecida a la nuestra cuando nos hemos dado cuenta que hemos alcanzado el objetivo, que hemos cambiado y esa sensación de autoestima que nos da de nosotros mismos, no hay dinero en el mundo que pague ese estado.

Será necesario desafiar a nuestra zona de confort, algo que hacemos constantemente en el coaching, que el cliente tenga claro que quiere cambiar, estar muy convencido de ello y a partir de allí no habrá obstáculo que pueda detenernos hacia su objetivo, el cual lo conseguirá seguro, pero si la actitud es contrario a esto, el resultado está claro, difícil que algo cambie sino hay ganas de cambiar.

Anuncios
Categorías:Coaching personal
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: