Inicio > Coaching deportivo > Lágrimas llenas de sabiduría

Lágrimas llenas de sabiduría

Hoy me toca hablar nuevamente de este fenómeno mundial del tenis, de tan sólo 24 años, porque ayer mientras miraba por TV como lloraba después de haber conquistado por quinta vez el importantísimo torneo de Roland Garros, veía en Nadal muchas lágrimas de sabiduría, esos instantes de emoción, para él seguramente eternos, habrá pasado por su mente una ráfaga de imágenes de este último duro año.

Hace un año, Rafa perdía en octavos de final ante su rival de ayer, el sueco Robin Soderling, lo cual constituía la primera derrota en el torneo francés pero como el deporte es tiene muchos caprichos quiso volver a enfrentarlos para que el español recuperara el trono perdido hace un año atrás.

Desde el momento que Nadal perdió ése invicto comenzó un verdadero calvario para él o tal vez un espectacular proceso de aprendizaje que tan sabiamente supo sacar provecho. Porque Rafa llego al número 1 siendo una verdadera tormenta de viento, arrasando con lo que se le ponía delante, por eso en un momento la afición pensaba que era todo muy fácil para Nadal, llegó al número 1 y se tomó como algo normal, aunque el español advertía la dificultad de cada victoria.

Durante este año Rafa Nadal realizó un proceso espectacular, primero empezó a escuchar a su cuerpo que le pedía parar para recuperar lesiones y varios problemas físicos. Luego empezó a trabajar en su falta de seguridad, porque las lesiones provocan esa sensación porque no te sientes pleno, juegas pensando en los dolores y así es casi imposible rendir al nivel máximo.

Pero para mí, su mejor decisión, fué la de mantener al equipo que le rodea, desde su tío hasta su preparador físico, porque en estos tiempos cuando las cosas no van bien, lo primero que se hace es dejarse llevar por algunos satélites, presión de la prensa, opiniones no calificadas y entonces el deportista prescinde del equipo que le ayudó a ser campeón, para contratar a otros, pero Rafa muy sabiamente se apartó de todo esto, se analizó a él, miró que le pasaba, donde fallaba, si debiera jugar menos, en síntesis se analizó a si mismo.

Luego de esos meses durísimos, empezó poco a poco, valorando cada punto, cada victoria, comenzó a ganar confianza en si mismo, conservó su mismo equipo, aprendió a seleccionar torneos, a ganar, hasta llegar a jugar el partido de ayer con una autoridad increíble, sabiendo que hacer en cada momento, en definitiva convirtiéndose en el mejor.

Por eso a veces en la vida, hay que tener la humildad de enfrentarse con uno mismo, escucharse, aceptar que no hacemos las cosas bien y buscar el cambio para uno mismo, el luchar por ser mejores, por sentirnos plenos y llenos de vida, y no echar la culpa a los otros, no tomar la solución más fácil, la de echar el bulto a los demás, debemos aprender a hacernos cargo de aquellas cosas que no hemos hecho bien y comenzar a transformarlas.

Finalmente me quedo con una reflexión de Rafa que le escuché ayer por la noche cuando le preguntaron por sus lágrimas “nunca he pretendido que me viera nadie como nada, que no sea una persona cercana, un ser humano, de carne y hueso. Siempre he sido muy normal, lloro igual que todos, tengo mis dudas, miedos y emociones, como todo el mundo”, enhorabuena campeón por tu crecimiento como persona, nos has regalado lágrimas de sabiduría.

Anuncios
Categorías:Coaching deportivo
  1. 08/06/2010 en 10:05

    Eres un crack German!!! genial post, y muy bien argumentado, analizado. Felicidades!!!!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: