Inicio > Coaching ejecutivo > La empresa y la segunda guerra mundial

La empresa y la segunda guerra mundial

Hace un mes atrás terminé de leer un fantástico libro, “Cómo ganar una guerra”, cuyo autor es Ignacio González-Posada, en el cual refleja de forma clara y extraordinaria las similitudes de la segunda guerra mundial con el mundo de la empresa en que vivimos.

Leyendo el citado libro, me resonó un párrafo que resumiendo decía, que los alemanes al mando de Von Manstein, comunicaba la obsesión del Estado Mayor de crear nuevas divisiones, en vez de reforzar las existentes. Esto se daba porqe porque las existentes luchaban parcamente con medios y recursos muy limitados, pero el problema de las nuevas divisiones soportaban bajas debido a la falta de experiencia.

Estas nuevas fuerzas luchaban sin la experiencia pero con el espíritu alto que daba la causa alemana proveniente del Führer, y explicaban su creación los altos mandos militares, que si los juntaban con los experimentados, estos podrían transmitirle su pesimismo y negatividad, provocadas por las derrotas y limitaciones que estaban sufriendo.

Como dice Ignacio, esto llevado al mundo empresarial, cuantas empresas crean a menudo nuevas divisiones, áreas y departamentos que superponen a las existentes, provocando en los diferentes departamentos desmotivación, falta de entusiasmo y compromiso, que terminan en despidos ó bajas voluntarias.

Con este breve resumen queda demostrado de como antiguos errores de estrategia se producen a día de hoy en ámbitos diferentes, porque parece que hay que estar constantemente buscando fuera de la empresa recursos ó medios, sin valorar lo que hay dentro, además de crear nuevas secciones, que tal vez re-estructurando los existentes podrían tenerse mejores beneficios.

Respecto a las personas, los líderes ó personas con gestión de grupos deben trabajar cada vez más, en saber de que son capaces los efectivos que tienen, lo máximo que pueden sacar de ellos y en caso que precisen más medios porque no hay lo que necesiten, entonces sí la idea es que busquen fuera de la empresa, pero a los nuevos será mejor integrarlos en los equipos existentes, de modo que éstos puedan brindarle la experiencia y conocimiento del medio, porque sino estarán condenados a sufrir lo que le sucedieron a las nuevas divisiones del éjercito alemán, mucho entusiasmo pero carentes de todo lo demás necesario para el éxito.

Por eso cada vez más, entiendo que los líderes, jefes, directores deben apuntar a una gestión más humana por el equipo, dando paso a aquellas habilidades que tienen para explotar cada uno de ellos y exprimir ésas capacidades al máximo porque sino se paga un alto coste, porque cuando una persona que tiene una importante experiencia, conocimientos del mercado, pero al mismo tiempo está desmotivada ó no se le tiene en cuenta, se produce su salida de la empresa. Entonces comienza un nuevo ciclo, reclutar nuevos empleados, formarles, etc…. y en todo ése tiempo cuanto pierde la empresa?.

Estoy convencido y lo veo a diario en las sesiones con mis clientes de coaching ejecutivo, en foros de empresas, en coaching de equipos que los líderes deben ser una especie de guía, de integradores, de propulsores, que deben sacar lo máximo de su gente para alcanzar objetivos de una manera sostenible en el medio y largo plazo, cuidando lo que hay dentro y solicitar lo de fuera cuando no hay más remedio.

 

Anuncios
Categorías:Coaching ejecutivo
  1. Alejandra Gomendio
    26/10/2010 en 12:25

    Hola Germán, parece interesante el libro, y tu comentario lo es. Existe hoy en día una verdadera devoción por la novedad Kleenex o Kleenovedad, cuya acción habitual suele ser abandonar el campo e instalar un nuevo campamento, por seguir en el discurso comando. Y también suele estar justificada por la necesidad de verticalidad, como si esta no se pudiera aplicar a lo existente. Poqué compramos tantas veces la moto de que existe una vía y unos tiempos únicos? En cualquier caso, veo que viene de lejos, seguramente de siempre.

    Bsss
    Alejandra

    • 26/10/2010 en 15:28

      Comparto tu reflexión Alejandra en lo de la cultura del Klennex, es lamentable pero real y antiguo. Gracias por dedicar tu valioso tiempo en la lectura del post, un fuerte abrazo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: