Inicio > Coaching deportivo, Coaching ejecutivo, Coaching personal > El arte de apostar por las personas

El arte de apostar por las personas

El post del día de hoy, que titulo “el arte de apostar por las personas”, tiene para mí un profundo significado, algo que veo en grandes líderes, ya sean vinculados al mundo del deporte, empresa, vida cotidiana, etc…y también es algo que fuí profundizando e incorparando con mucha pasión en mi vida.

A menudo veo como a muchas personas se las utilizan como recipientes descartables, que no se las valora por lo que son, sino por lo que hacen ó por circunstancias en las que se encuentran, pero también veo una raza de gente que apuestan por personas, para que saquen sus habilidades, valores, aptitudes, de modo que puedan ponerla al servicio propio y de los demás.

En el mundo empresarial, se está tomando conciencia, que un individuo motivado y valorado pueda rendir mucho más, que uno desmotivado, presionado, sin objetivos claros y realizables. En el deporte hay entrenadores de fútbol por ejemplo, caso Guardiola, Mourinho, que hacen de sus pupilos, personas valoradas, motivadas y con ganas de exprimirse al máximo para el beneficio de todos pero primero el de ellos. Lo mismo también ocurre en otros ámbitos profesionales.

Pero en nuestra vida personal, ¿qué?. Pues ahí es donde también podemos aportar ésa valoración que tanto se demanda en lo profesional y se olvida en nuestros entornos. Hay diferentes maneras de apostar por personas, pueden ser por nuestros amigos, compañeros de ocio, parejas, vecinos, etc.. Lo importante será demostrar que creemos en ellos, sin esperar nada a cambio, cosa que el tiempo lo traerá sólo, porque si le transmitimos a una persona ésa intención de que le apoyamos desinteresadamente, seguro que éste en algún momento nos dará muy buenos momentos.

Lo importante de esto, es creer en la persona por lo que ES y no por lo que hace ó tiene, porque si esto último sucede, seguramente en el momento en que ésta ya no cuenta con ésas circunstancias, la apuesta se esfumará como un castillo de arena.

Sólo el apostar por ése SER que vemos, que nos da muy buenas sensaciones e impresiones, hace que la apuesta sea incondicional, porque sean cual sean sus circunstancias, su escencia será intocable y será la que nos permitirá acompañarle, ayudarle y sostenerle ante cualquier resbalón.

La pasada semana me fascinó un artículo del periódico, que escribía acerca de la fantástica relación que mantiene el piloto de Ferrari, Fernando Alonso, con su equipo, la cual nace cuando a comienzos de campeonato (G.P. Mónaco), el piloto cometió un gran fallo, el cual produjo que los sueños de campeonato se perdieran entre nubarrones negros.

Pero Alonso tuvo un gesto que enamoró, sorprendió e hizo que el equipo apostara por él de manera incondicional. El piloto ante su error, les entregó a todos los integrantes del equipo (más de 50), una nota de su puño y letra pidiendo disculpas, y prometiendo que lucharía por el título hasta el final, esto animó tanto al equipo que a día de hoy el piloto llega a la última carrera con grandes posibilidades de salir campeón cuando hace meses atrás esto hubiese sido una utopía.

Con todo esto que he comentado brevemente en éstas líneas, es transmitirles que el arte de apostar por alguien, es lo que nos da una energía extra y muy potente, hacer sentir que las personas valen, que pueden confiar en nosotros y al mismo tiempo al revés, por eso para terminar los invito a reflexionar con dos preguntas, ¿por quién has apostado ó apuestas ahora? ¿la apuesta ha sido por el SER ó por lo que hace-tiene?

Anuncios
  1. Gaizka
    08/11/2010 en 20:28

    Germán, como buen Coach Coactivo que eres, predicas con tu ejemplo, apostando por las personas al 200% desde tu liderazgo. Gracias por estar ahí.
    Gaizka

    • 08/11/2010 en 20:41

      Muchas gracias Gaizka por el reconocimiento!!!!. Se trata siempre de apostar con las personas que tienen ganas de aprender, luchar y crecer. Un fuertísimo abrazo.

  2. José Manuel
    22/11/2010 en 1:16

    Es muy cierto lo que decís. Lamentablemente, vi como muchos líderes (seleccionados a dedo y no ganados sus puestos naturalmente) presionan a su gente casi como robots (deseando que las fábricas sólo posean aquellos); lo cual es la explicación de su posterior fracaso.
    Resulta extraño que uno, por valorar y apostar al capital humano, logra metas poco probables de alcanzar. La gente al sentirse valorada y defendida, comienza a poner el pecho y un empeño valorable, por ver que un líder cree en ellos, al punto de hasta sacrificarse por él …

    Es por ello que digo y aclamo, BIENAVENTURADOS POR QUIENES TIENEN FE EN LOS HUMANOS.

    • 22/11/2010 en 14:08

      Muy bonita final de reflexión José, lamentablemente hoy en día cuesta entender que cuanto mejor valorada se sienta una persona mejores resultados obtendrá, pero parece que se busca todo lo contrario, un abrazo y gracias.

  3. 14/11/2012 en 8:05

    Gracias.

  1. 13/11/2012 en 17:24

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: