Inicio > Coaching deportivo, Coaching ejecutivo, Coaching personal > La montaña de la sabiduría

La montaña de la sabiduría

Habitualmente cuando estamos ante un reto, un desafío ó una situación complicada nos invade rápidamente el pensamiento de como podremos resistir, si seremos capaces de soportar el momento, de preguntamos por qué ahora nos llega eso y así, damos paso ser atrapados por esa tormenta llamada “problema”, con lo cual nuestros días comienzan a girar solamente en eso, olvidándonos muchas veces de los otros componentes que llenan nuestra maravillosa vida.

Todo esto que comento, me vino a la mente cuando la pasada semana leí un párrafo bastante largo de un libro, que resumiendo decía: “mirando hacia atrás podemos apreciar como tantas situaciones y deseos han caído y hoy los vemos débiles, que nos preguntamos como pudimos pensar que no tendríamos coraje para resistirlos. La montaña de la sabiduría es diferente a otras montañas, cuanto más subimos más nos fortalecemos”.

Después de leerlo, me quedé un poco pensando en lo leído, con lo cual volví a releerlo para sellar el mensaje, instantáneamente asocié el párrafo con varios acontecimientos difíciles de mi vida y lo primero que me salió fue una sonrisa como al mismo tiempo vivir una sensación de orgullo para mi mismo por haberlas superado. Seguramente si hacen vosotros lo que cuento, tendrán cientos de hechos por lo que sentirse orgullosos, de haber tenido el coraje necesario para superarlos y hacerlos desvanecer.

Porque lamentablemente tenemos la costumbre de magnificar los acontecimientos, de verlos como un gran gigante que nos arrollará porque nos colocamos en una posición de muy pequeños, con lo cual seguramente nos arrollará.

Hay que darse cuenta que cada uno de nosotros, tenemos recursos internos para resolver y actuar en cualquier situación, sólo que no los utilizamos porque no tenemos confianza en nosotros mismos, debido a que nos gobiernan los miedos, los temores, las inseguridades, el que dirán…, con lo cual afrontamos cada situación como algo muy complicado de resolver.

A cuántos de vosotros no les ocurre, que cuando miran hacia atrás y ven temas que han resuelto, que en ése momento se sentían como que el mundo se les cayó encima, y con el paso del tiempo quedó en una anécdota, en un logro ó en una conquista, eso es escalar la montaña de la sabiduría. También más de uno habrá dicho:“como he podido perder tanto tiempo y energía en eso, si al final el tema era más sencillo de lo que pensaba”. Pues esa frase la he oído cientos de veces y yo también la he expresado, porque magnificamos todo por las razones que he dado anteriormente, que sucede cuando damos paso al personaje temeroso creado por nosotros y apartamos a nuestro SER.

La vida está compuesta de procesos, los cuales hay que superándolos mediantes  pruebas a su debido tiempo, cada paso que vayamos dando, serán los que nos permitirán escalar más en la montaña de la sabiduría y esto hará que nos sintamos cada vez con más fuerza y más confianza para ir hacia la cima.

Ahora el desafío estará en escalar, pero ¿Cómo?: sin disfrutar de los aprendizajes, de perdernos  momentos irrepetibles y de la vida que nos rodea por centrarnos en un tema ó vivir plenamente cada momento, sabiendo que tarde ó temprano lograremos vencer el obstáculo y de ese modo dar un paso más hacia la montaña de la sabiduría.

  1. Jara
    02/06/2011 en 21:01

    Cuando mis hijos eran pequeños, oí una historia que hablaba del árbol de los problemas. Todas las noches antes de dormir, nos juntábamos y colgábamos nuestras mochilas en el. Allí estaban los problemas del día, los conpartíamos y después de hablar un rato, nos sentíamos mucho mejor.

    Con el tiempo, esa bonita costumbre se fue perdiendo de alguna manera y ahora, con el paso de los años vas madurando y te das cuenta de que has vuelto a llenar tu mochila.

    Ahora, en una nueva etapa, me dispongo a subir la montaña de la sabiduría, no escalo, voy por pequeñas veredas, que a veces me hacen girar y rodear, pero voy subiendo.

    Cada vez que llego a un pequeño alto del camino, abro mi mochila y dejo algo colgado en algún árbol.
    Miro hacia atrás y cuando veo todo lo que he subido, doy gracias y me digo ÁNIMO TÚ PUEDES ,porque ya sé que por muchas dificultades que me encuentre,” la montaña”, me va haciendo masfuerte y ya nada podrá volver atrás.

    Gracias Germán por compartir. Sin más.

    Un saludo. Jara

    • 03/06/2011 en 9:41

      Muy buen aprendizaje Jara el que estás haciendo, como digo siempre la vida es un proceso, que tiene muchas etapas, las cuales nos van llevando por vivencias y aprendizajes muy diferentes, así que la clave está en disfrutar del camino.
      Muy bueno lo del árbol, hay que tener el menos peso posible porque sino luego no podemos avanzar con tanto sobre la espalda.
      Un saludo.

  2. 05/06/2011 en 15:23

    Estimado Germán, yo si te sirve de apoyo te diré que cada fin de año subo a una ermita para AGRADECER todo lo que me ha dado el año; experiencias, relaciones, apoyos, conocimientos, etc

    Sin ninguna duda cuando bajo de nuevo a por el año nuevo, me siento genial.

    Eso sí, durante el resto del año subo y vuelvo a subir la montaña de la sabiduría para que en el final de año le pueda hacer un homenaje y una renovación de intenciones.

    Un abrazo y gracias por tu reflexión metafórica.

    • 05/06/2011 en 20:09

      Muy buena metáfora la tuya también con tu ermita de agradecimiento, eso también es escalar la montaña!.
      Un abrazo y gracias.

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: