Inicio > Coaching deportivo, Coaching ejecutivo, Coaching personal > Después de Focalizarte, toca lo más difícil: COMPROMETERTE

Después de Focalizarte, toca lo más difícil: COMPROMETERTE

Cuenta una fábula, que un día el mono le dijo a su amigo León (rey de la selva), que él admiraba mucho su trabajo y su función dentro del reino, con lo cual detectó que su sueño y objetivo era el de convertirse en el sucesor del león, porque sentía que estaba capacitado y podía hacerlo, ya que era su gran ilusión.

Su amigo león aceptó, y le propuso que lo acompañara una semana para que viviera e hiciera las tareas que exigía ese rol, después que pasó ese período antes de nombrarlo su sucesor, le dijo que había una tarea muy importante, ésta se trataba en vigilar los alrededores del perímetro antes de dormir, para asegurarse que no haya nada ni nadie que podía atacarles durante la noche. El mono se tomó con bastante sobrades el  recado de su amigo.

El león sabía que en breve volvería a su rol de rey porque intuía que el mono no cambiaría ciertos hábitos. Al cabo de unos días comenzaron los problemas, ya que el mono continuaba viviendo igual que antes de desempeñar su nuevo rol, por ejemplo por las noches en vez de vigilar el perímetro se quedaba en el palacio con amigos disfrutando de buenas cenas hasta quedarse dormido, no obstante el León siguió haciendo la vigilia pese a que no era el “rey”.

Después de un tiempo, caminando por la selva, el león le preguntó a su amigo mono como se sentía de rey, este contestó que bien pero sin una alegría en su rostro, a lo que el león le entregó una lista con treinta cosas que no cumplía como rey y que ponía en riesgo la seguridad de los habitantes del reino. A lo que el mono respondió luego de mirarla: “yo no voy a cambiar mis gustos y mi vida para ser el “rey”, a lo que el león le respondió: “si quieres ser el “rey” debes tener un compromiso total con el cargo, debes renunciar a ciertas compañías y hábitos para desempeñar esta función, sino debes volver a tu antiguo rol, no hay opción.

Ante lo dicho por su amigo, el mono se quedó pensando y le dijo: pues en mi vida habitual me la paso bien, estoy cómodo y no tengo muchas responsabilidades, así que te dejo el trono amigo león, con lo cual la corona de la selva volvió a ser propiedad del que estaba comprometido con ésa función.

Moraleja de la fábula: DESPUES DE FOCALIZARTE, TOCA LOS MAS DIFICIL: COMPROMETERTE!!!.

Me interesó escribir esta fábula, que la leí hace mucho tiempo, porque el anterior post hablé de la necesidad de focalizarse, pero después viene algo muy difícil, que es comprometerse con el foco y eso exige cambios de conductas, de comportamientos, de aprendizajes y de muchas cosas que tal vez uno no está acostumbrado hacerlo.

Lo que le sucedió al mono es algo que pasa muy a menudo entre los humanos, admiramos a ciertas personas, sus estilos de vidas y profesiones. Tal vez puede que puedas enfocarte en ello, pero después a la hora de asumir un compromiso con ésos objetivos comienzan los problemas, cambiar de hábitos.

El COMPROMETERSE con algo no es nada fácil, exige una serie de modificaciones de lo hecho hasta ese momento, se deben cambiar hábitos de vida, también quitarse de encima entornos que contaminan constantemente con mensajes negativos y hasta veces hirientes (ya que ellos bajo el gobierno de sus saboteadores no pueden cambiar), hay que tener mucha coherencia entre nuestros pensamientos-acciones y se debe adquirir una valentía total para hacer todos estos cambios y caminar hacia los objetivos.

Por eso como decía la pasada semana, focalizarte es muy importante, es necesario para saber hacia donde quieres dirigirte, pero luego debes tener la valentía de ejecutar una serie de acciones para lograrlo, porque sino hay un COMPROMISO total, todos los esfuerzos serán en vano.

  1. 18/10/2011 en 10:33

    como siempre,muy interesante y muy potente en tus mensajes!!!
    Gracias German

  2. jesus lopez
    18/10/2011 en 11:21

    hola German,muy buena la continuacion del anterior post,te cuento muy breve mi experiencia,en mi entorno laboral,lo que no se ve,no se hace,craso error,el trabajo que me toca desarroyar,no se ve,pero se hace,ya lo creo,todos hablan de lo bien que vivo,el problema llega cuando me ausento,aqui es cuando te valoran,cuando no estas y alguno de los “charlatanes” debe tomar mi puesto,aqui es cuando aparecen los lloros y las lamentaciones,desde el bar y la juerga es muy facil juzgar y criticar a los demas,lo de los demas,siempre es mejor que lo nuestro.
    un abrazo.

    • 18/10/2011 en 17:05

      Es algo que sucede Jesús, gusta criticar ó envidiar la posición del otro, mirando sólo las ventajas, pero cuando deben comprometerse con todo lo que eso conlleva, ahí es realmente cuando se valora y son pocos lo que pueden hacerlo.
      Gracias Jesús por tu comentario y compartir tu experiencia, un abrazo.

  3. Irene
    18/10/2011 en 18:02

    Francamente, me ha encantado. Lo malo es si uno mismo se ve reflejado, no crees?. Focalizados estamos, comprometidos?, no tanto

    • 18/10/2011 en 19:48

      Me alegro Irene que te haya gustado. Respecto a lo que preguntas, es algo habitual que sucede en la mayoría de las personas, el comprometerse exige una serie de cambios en todos los sentidos, por eso muchas veces dejamos inconclusas cosas, algunas porque no nos apasionan totalmente y otras tal vez por la falta de un compromiso total, por eso personalmente he optado hace tiempo, que a lo que no voy a estar comprometido completamente, lo descarto automáticamente.
      Un abrazo y gracias por tu tiempo.

  4. Gaizka
    18/10/2011 en 20:37

    Felicidades por el post Germán y gracias por tu ejemplo de
    Compromiso!
    Un abrazo y hasta pronto,
    Gaizka

    • 19/10/2011 en 7:12

      Gracias Gaizka por tu reconocimiento, también agradezco tu tiempo por leer el post y aprovecho que tú también tienes un gran compromiso con lo que quieres.
      Un abrazo y gracias.

  5. Virginia Prada
    19/10/2011 en 8:18

    Pienso que lo más difícil no es comprometerse sinó encontrar con qué te comprometes. Ser Rey puede ser una carga muy pesada pero si amas al pueblo que quieres reinar entonces encuentras el valor para comprometerte.

    • 19/10/2011 en 8:27

      Has dado en el clavo Virginia!!!. Cuando uno ama algo y le apasiona, comprometerse en muy sencillo, no es una carga ni una obligación, es algo que le reportará un beneficio. Pero cuando las cosas se toman por obligación el compromiso se convierte en una auténtica carga.
      Muchas gracias por tu tiempo y tu aporte.

  6. Monica
    20/10/2011 en 9:02

    Hola Germán, un post muy interesante. Estoy totalmente de acuerdo con Cristina, yo he acudido a una sesión presencial de coaching, un poco para enterarme de que era eso tan etéreo del coaching y mis conclusiones fueron: Me parece una herramienta muy útil siempre y cuando tengas claro hacia donde quieres ir. Pero ¿qué ocurre cuando no lo sabes? ¿que hacer cuando sabes que no estás en donde quieres estar, pero no tienes claro hacia donde quieres dirigirte?
    Son preguntas a la sque todavía estoy intentando dar una respuesta, pero es mucho más complicado de lo que ” apriori” parece.

    • 20/10/2011 en 9:11

      Hola Mónica, gracias por aportar y plantear una tan buena pregunta. Debo decirte que el Coaching no necesariamente se aplica y resulta efectivo para quiénes tienen claro lo que quieren, te diría todo lo contrario, ayuda a descubrir realmente quién eres y hacia dónde te gustaría dirigirte, y eso se logra explorándote, independientemente de la realidad que vivas. La mayoría de todos mis cliente actuales y de quienes ya terminaron no tenían claro ni objetivos, ni sus talentos, ni que querían. A mí también cuando comencé a formarme no tenía nada claro adónde quería ir ni que hacer con mi vida, con el tiempo descubrí todo.
      Por eso no sé que te han explicado del Coaching, pero un proceso de este tipo, le permite a la persona descubrir un mundo de posibilidades no contempladas por él hasta ése momento.
      Espero Mónica que me haya explicado bien y sino es así, házmelo saber por favor, através de este medio ó por correo electrónico.
      Un abrazo y muchas gracias por tiempo.

  7. Daniel
    30/10/2011 en 16:43

    Hola a todos, un post muy interesante la verdad, ya que es como la vida misma. Es un mal común en el ser humano el querer lo que no se tiene. Puedes querer con todas tus ganas un coche como el de Pepito, que tranquilo que cuando lo tengas , pronto querrás una moto como la Jaimito, así como el que está gordo quiere estar delgado y el que esta delgado quiere estar un poco más fuerte. En el mundo empresarial no deja de ser más de lo mismo, todo el mundo piensa que el Gerente vive como un marqués, que ser Jefe de Compras es facilisimo, todo el mundo quiere llegar ahí, cosa en cierta manera lógica, pero que hace la gente por ello?. Hay personas que piensan que esos puestos altos son puestos por el ayuntamiento, que es llegar ,colgarte el cartel de Gerente, un buen aumento de sueldo y a vivir, pero de lo que no se da cuenta mucha gente es que muchos de ellos no están ni medio preparados para afrontar esos cargos, pero como se suele decir, que por pedir no sea.

    • 30/10/2011 en 17:13

      Hola Daniel, me ha encantado tu reflexión, porque has simplificado una gran realidad. Es así, siempre se busca lo que reluce para desmerecer y no se mira lo demás.
      Muchas gracias por tu tiempo y por aportar más sabiduría, un abrazo.

  8. Angelica
    31/10/2011 en 4:20

    leyendo esto me he dado cuenta que cometo un error que cuando quiero ir mas allá al primer síntoma de dificultad que encuentro pierdo el foco , es necesario enterrar esos bloqueos para conseguir las metas….como siempre muy valioso tu tema Germán Gracias

    • 31/10/2011 en 7:15

      Hola Angélica, lo que te ocurre suele sucederle a la mayoría de las personas, pueden ser por dos motivos, el primero es porque tu meta ú objetivo no es lo suficientemente inspirador para ti y al primer inconveniente, te desvías. El segundo motivo puede ser, que te descentras porque no te has quitado cosas del medio para centrarte sólo en eso, hay que convertirlo en un hábito y verás con el tiempo como estarás siempre enfocada.
      Un fuerte abrazo y gracias por tu tiempo.

  9. 03/11/2011 en 12:01

    Me ha gustado mucho el post, es el primero que leo , me parece muy acertado real y muy duro lo de comprometerse pero a pesar de todo me ha trasmitido cosas positivas. He detectado algunos errores de mono que no me han gustado mucho verlos en mi y trataré de cambiarlos.. Muchas gracias

    • 03/11/2011 en 12:47

      Hola Raquel, gracias por tu tiempo y me alegro que te haya aportado algo de valor el post, lo importante es darse cuenta de las cosas que queremos mejorar y luego tocará comprometerse para convertir ése cambio en un hábito. Cuesta pero si una persona está convencida de ello, tardará más ó menos pero lo logrará.
      Un abrazo y gracias.

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: