Inicio > Coaching ejecutivo, Coaching personal > ¿Cómo actuar en entornos difíciles?

¿Cómo actuar en entornos difíciles?

Hace tiempo que quería escribir sobre este tema, porque es algo que me vienen pidiendo clientes, lectores y personas allegadas a mí, pero antes de esto quise referirme en mis anteriores entregas, a los temas de focalizarse y comprometerse, porque creo que son vitales para ponerse en marcha y comenzar el camino hacia la plenitud, pero definido esto, toca enfrentar a quienes nos rodean.

La pregunta es:  “¿Cómo actuar en entornos difíciles?”, ya que la mayoría de las veces una vez que uno tienen claro todo, comienza el ¿cómo? relacionarse con quiénes nos rodean, porque habitualmente suelen pensar diferente ó hacen cosas que no se caracterizan por diferenciarse (los que pertenecen a la manada).

Muchos clientes y lectores del blog me preguntan cómo hacerlo, porque han tomado ciertas decisiones de cambio en sus vidas pero se encuentran con reacciones de sus entornos, que en vez de animarles, lo que hacen es crearles más inseguridades, temores y muchas veces discusiones interminables.

Respecto a los ataques y frases destructivas que se reciben de quienes nos rodean, hay tomarlas con “pinzas”, porque digo esto?, muy simple, los saboteadores de las personas cuando sienten que alguien muy cerca de él, se mueve para SER feliz, cumplir objetivos, luchar por cumplir sus sueños, salir de la zona de confort, se sienten totalmente amenazados y entonces comienzan un ataque total para que su imperio no se vea amenazado.

Cuándo se reciben críticas ó mensajes destructivos sobre nuevas ideas, cambios de hábitos ó aprendizajes de nuevos pensamientos, hay que reflexionar qué clase de persona está haciendo ésa crítica?, qué historial de emprendimientos y cambios personales en su vida ha hecho?, cuáles son sus logros?, saber si habla desde la experiencia de haber hecho ó sentido lo que dice?. Una vez que nos respondamos estas preguntas sabremos si la crítica proviene de su saboteador ó de su SER.

Esto que cuento es clave, será un elemento de suma importancia para no ponerse a perder el tiempo en discusiones que sólo llevan a perder nuestra energía, porque al final de cuentas si el que habla es su saboteador no podrás convencerlo, así que mejor ahorrar tiempo para emplearlo en lo que realmente te interesa.

Será necesario convertirte en un estratega, en saber con qué personas ó entornos  puedes hablar de tus planes y con quiénes no, tendrás que detectar las relaciones que son compatibles con tus nuevos objetivos, analizar muy seriamente el entorno que en el cuál te mueves y en cuánto puede o no colaborar con el compromiso que has asumido, porque aquí es donde se da el salto de calidad ó te quedas en el intento.

Hay que tener mucha valentía y compromiso para seguir adelante cuando el entorno no te favorece y debes decidir prescindir del mismo cuando es intratable, porque he visto a muchas personas, con unas ideas brillantes, unos objetivos fascinantes para ellos pero se quedaron ahí, porque no han tenido el valor de romper con el entorno y con el “que dirán”.

Se debe aprender a decir que no, a dar el tiempo justo y adecuado a cada relación, saber dar las explicaciones justas, no ahondar en detalles con quiénes jamás te entenderán, porque son como muchos espectadores del cine, se sientan como si fueran grandes expertos, miran la película, escuchan y sólo se dedican a criticar. Pero jamás han estado en escena, no saben de su preparación, emociones y horas de dedicación, sólo viven para ver las películas de la vida de los demás pero nunca la de ellos.

Si quieres llegar a tus objetivos, debes aprender a gestionar tu entorno, a como comunicar, reflexionar sobre quienes te rodean, que historial tienen, si hablan ellos mismos ó sus frustraciones, fracasos, miedos e inseguridades.

Debes tener la valentía de reducir tu entorno ó aprender a gestionarlo si quieres lograr tus metas, porque sino no habrás roto con tu zona de confort.

 

 

Anuncios
  1. Ricardo
    25/10/2011 en 7:57

    Muchísimas gracias por el post Germán, rodearnos de aquellos que nos aportan valor, no derrochar energías en aquellos que son desgastadores de los sueños de los demás.

    Mucho ánimo en tu día a día.

    Un fuerte abrazo, Ricardo.

    • 25/10/2011 en 8:02

      Gracias Ricardo por tu comentario, del cual me adhiero totalmente, es a lo que les llamo “relaciones de calidad”, son las que nos aportan valor y crecimiento.
      Un abrazo y gracias por tu tiempo.

  2. Lorenzo
    25/10/2011 en 7:57

    Un post fundamental para poder seguir con seguridad en nuestro camino!
    Nos empuja en analizar nuestro entorno,practicamente nuestra vida…de quien nos hemos fiado y porqué y quien tenemos que escuchar…y porqué!!!
    Muy potente.
    Muchas gracias German

    • 25/10/2011 en 8:03

      Hola Lorenzo, como siempre muchas gracias por tus valiosos comentarios. Es necesario saber gestionar el entorno cuando hay cambios, porque es como que te encuentras en una frecuencia muy diferente de quienes te rodean, con lo cual es necesario saber gestionar todo esto para no detenernos.
      Un abrazo y gracias.

  3. Sergi_Aroa
    25/10/2011 en 8:46

    Hola Germán,
    La zona de confort!que difícil salir de ella,incluso
    cuando te das cuenta que tus compañeros de viaje
    no son lo que tu querrías, te cuesta abandonarla.
    Gracias x compartir tus ideas
    Un saludo

    • 25/10/2011 en 11:32

      Es como dices Sergi, qué difícil es abandonarla!!!!. Nos pasa a todos, ahí es el momento donde debemos mostrar una valentía tremenda para decir: hasta aquí he llegado!!! y más cuando tus compañeros de viaje no están en tu sintonía.
      Gracias por tu reflexión y tu tiempo, un abrazo.

  4. Raúl Bermejo Silván
    25/10/2011 en 8:50

    Muy bueno Germán, es increíble como pueden repetirse patrones de conducta en personas distintas en lugares muy distintos y con vidas completamente diferentes, pienso que la diferencia entre ser (no se como decirlo) exitosos? libres? independientes? o por el contrario saboteadores de otros reside en nuestra capacidad para romper con los lazos que por naturaleza nos atan al lado de los saboteadores (a priori el más cómodo) y no perder nuestra vida social en el intento ya que muchos de ellos serán las personas más allegadas a nosotros y no por ello después de intentar sabotearnos serán menos especiales, simplemente son como son y como muy bien dices la clave está en aprender analizar a cada uno de los componentes de nuestro entorno para nutrir cada relación de la manera más provechosa para ambas partes.

    Un saludo y felicidades por el post.

    Raúl Bermejo Silván.

    • 25/10/2011 en 11:47

      Raúl me ha encantado tu reflexión, sobretodo el de darte cuenta que los patrones de las personas se repiten y se parecen en cualquier sitio. Lo importante de todo esto que uno mismo pueda gestionar a su saboteador, no tragar con sus mensajes como, que hay que hacerle caso a los demás. Respecto al entorno perder la menor energía y tiempo cuando no podemos con ellos.
      Un abrazo, muchas gracias por tu tiempo y tus palabras.

  5. jesus lopez
    25/10/2011 en 9:51

    Reconocer que no se sabe, eso es humildad.Pensar que uno sabe lo que no sabe,eso es enfermedad.
    hola German,que dificil le resulta quedarse callado al ignorante,como bien apuntas,en conocer al personal esta clave.
    gracias por todo.

    jesus lopez
    txuxtrader@blogspot.com

    • 25/10/2011 en 11:56

      Buena reflexión la tuya Jesús!. Ya sabes que soy un aficionado a “no entrar en discusiones con personas que no han experimentado lo que dicen”. Cómo pueden saber de algo sin en su vida lo han practicado, con lo cual me abro de la conversación y sigo mi camino muy contento, con toda mi energía para aplicarla en beneficio de mis objetivos.
      Gracias por tu tiempo, aportaciones y estar ahí compartiendo experiencia en cada post.
      Un fuerte abrazo.

  6. aitor
    25/10/2011 en 9:54

    muy interesante… ahora viene lo duro… romper con los saboteadores de marras…mi pregunta es…¿con todos?, ¿de forma literal?… no se, me parece un poco duro personalmente, con conocidos y algun que otro amigo… pase, pero con la familia… se me hace duro… pero supongo que hay esta la zona de confort…o sabes lidiar una salida a ese problema o el problema te come…
    Gracias de todas formas…. que facil lo haces….
    Saludos.

    • 25/10/2011 en 12:09

      Hola Aitor, gracias por aportar y reflexionar en voz alta. Muchas veces no hace falta romper con la familia ó ciertos amigos, pero si tal vez sea necesario dosificar la información de los proyectos que quieres hacer ó ciertos pensamientos, si estos son de los que no colaboran, es decir, que en vez de alentar, desalientan. Lo importante es encontrar que tipo de relación necesitas para estar bien con ellos y a partir de ahí moverte sin entrar en discusiones y pérdidas de energías absurdas.
      No digo que sea fácil pero hay que aprender a ser más estrategas cuando piensan como la mayoría y tú como la minoría.
      Nuevamente gracias por tu tiempo.

  7. 25/10/2011 en 10:16

    Muy bueno Germán,para mí lo difícil ha sido siempre dejar atrás las relaciones personales y/o profesionales que sabía que me estaban paralizando y que no me dejaban continuar. Una vez consigues localizar lo que te bloquea y lo separas de tu camino,las.cosas se ven más claras y las ganas de seguir luchando por tus objetivos son incluso mayores! gracias por este nuevo post. un abrazo!

    • 25/10/2011 en 12:13

      Me alegro Elena que te haya gustado. Lo que dices de las relaciones, ya sean personales y/ó profesionales, el problema radica en el apego y en los miedos que nos creamos, pero luego una vez que has cortado, te preguntas: por qué no lo habré hecho antes?. No es fácil hacerlo pero a veces en la vida hay que tomar decisiones valientes para avanzar, esto es lo que diferencian a unos de otros.
      Un abrazo y muchas gracias por tu aporte.

  8. Nuria
    25/10/2011 en 13:39

    Germán gracias por tu artículo. Me ha resultado muy interesante y me siento muy identificada con algunos aspectos que comentas. Cuando sientes una crítica, debemos pararnos a pensar si realmente quién te critica lo hace desde la experiencia, desde sus logros, etc..o bien es porque se sienten amenazados y hablan desde la envidia.
    Que tengas un buen día!

    Saludos

    • 25/10/2011 en 16:49

      Hola Nuria, me alegro que hayas extraído algo del post y que te sirva. Lo que dices para mí es un indicador clave en que si debes escuchar ó directamente evadirte de la crítica, es un buen antídoto.
      Un abrazo y muchas gracias por tu tiempo.

  9. 25/10/2011 en 13:44

    Muchas gracias por el post Germán, esto es algo que se ve cada día. Saboteadores externos por millares! Cuando uno expone sus ideas diferentes a las de la manada, actúa distinto a ellos y tiene otros ideales…es carne de cañón para todas las críticas habidas y por haber, que suelen venir de meros “espectadores” como tu los llamas. Espectadores de una película… me ha gustado mucho este término.
    Un gran abrazo Germán, estoy impaciente porque llegue el jueves! jejeje

    • 25/10/2011 en 16:51

      Muchas gracias Pablo por tus palabras, me alegro que hayas extraído conceptos e ideas del post, lamentablemente ocurre en estos tiempos quien busca opciones diferentes y salir de la manada es criticado, pero mientras uno tenga claras las cosas, pues….ya sabes.
      Nos vemos virtualmente el jueves en el seminario, un abrazo.

  10. Cristina
    25/10/2011 en 14:30

    Creo que es importante saber poner límites adecuados en tu entorno, quiero compartir una de las preguntas claves que siempre me realizo al inicio de algo: ¿Con que propósito o intención me acero o hablo? esta cuestión siempre me hace ser consciente de cual es la intención, de porqué hago lo que hago, y respecto a perseguir tus sueños, si no eres capaz de fortalecer tus debilidades siempre hay profesionales como Germán que ayudan a mejorar esos pequeños matices…buen articulo!

    • 25/10/2011 en 16:53

      Mil gracias Cristina por tus palabras y aportación. Comparto al ciento por ciento la pregunta que te haces cuando te acercas a alguien, la respuesta te ahorra kilos de energía!!!!.
      Un fuerte abrazo y gracias nuevamente por tu tiempo.

  11. Marben
    25/10/2011 en 15:32

    Me encanta, y comparto completamente contigo eso de escuchar las criticas y tomar con pinzas aquellas que nos hagan algun tipo de click, ya que normalmente las personas que las haces son de nuestro entorno mas cercano y querido, por lo tanto tampoco es deseable que se alejen repentinamente de nuestra vida, por nosotros haber hecho algun cambio con el cual ellos se sientan afectados.

    Un abrazo espero sigas compartiendo

    • 25/10/2011 en 16:54

      Gracias a ti Marben por aportar tu reflexión y dedicar unos minutos de tu valioso tiempo a leer el post. Me alegro que te haya aportado valor, un abrazo.

  12. Alejandro
    25/10/2011 en 17:24

    Para mí es necesaria este tipo de reflexiones, ya que el entorno puede condicionarnos en determinadas circunstancias hacia un lado o hacia el contrario. En mi caso acabo de comenzar un negocio y contar con el apoyo de tus más allegados sirve de ayuda en momentos difíciles o comprometidos. En mi sector, la arquitectura, ahora más que nunca hay que “cribar” comentarios o puntualizaciones de personas que intenten desmoralizar o desenfocarnos del objetivo.
    En resumidas cuentas, muy acertado tu post Germán, enhorabuena!

    • 25/10/2011 en 17:37

      Enhorabuena Alejandro por lo que cuentas!!!. El apoyo que comentas es muy importante y necesario cuando se necesitan fuerzas extras, por eso es necesario gestionar esos lazos para que apoyen en vez de restar, aunque siempre un comentario de alguien que conozca de lo que habla es importante.
      Te deseo lo mejor, gracias por tu tiempo, un fuerte abrazo.

  13. 26/10/2011 en 9:12

    Muy buen post German! Definitivamente a veces los saboteadores están en los demás, y no estamos preparados para librar otra batalla una vez vencida la que pensamos más difícil: la interior… nos estamos recuperando de las heridas cuando nos vemos obligados a librar otra batalla… y a veces, como tu bien dices, llegamos ahí sin fuerzas y nos quedamos en el intento!

    • 26/10/2011 en 11:14

      Gracias Xavier por compartir tu reflexión, me alegro que te haya gustado el post y decirte que me adhiero a lo que dices acerca de los saboteadores de los demás, que muchas veces es establecer una batalla que nos quita la fuerza y es preferible utilizarla en nuestro interior.
      Un abrazo y nuevamente gracias por tu tiempo.

  14. Silvina Zapata
    29/10/2011 en 2:48

    hola soy de Argentina y me permití compartir este enlace por que es muy gratificante saber que a veces uno toma decisiones sin tener en cuenta la opinión del resto, y que no se trata de egoísmo el no escucharlos, creo que cada cual debe obrar por lo que el corazón nos indica así si nos equivocamos no tendremos a quien echar culpas pero si tomamos las opiniones del resto y fracasamos pensaremos en los otros como culpables o como envidiosos. Cuando se vive en un pueblo chico, el progreso de alguien es más tema de cuestionamiento que de aplaudir esfuerzo y logro por un bien alcanzado. Muy interesante tus artículos, te felicito y seguiremos ingresando para poder enriquecernos más cada día. Un abrazo

    • 29/10/2011 en 12:30

      Hola Silvina, gracias por aportar tu experiencia y vivencias. Lamentablemente la cultura de los países latinos (España, Argentina, Italia), la mayoría de las personas en vez de aplaudir a las personas que progresan y admirar sus estrategias, esfuerzos y aprendizajes, lo único que buscan es encontrar los puntos oscuros y críticas que no vienen al caso. Y esto en pequeños pueblos ó poblaciones se ve más claro, con lo cual hay que hacer “oídos sordos” y continuar el camino con ilusión y disfrutando.
      Un fuerte abrazo.

  15. Rocio Gonzalez
    30/10/2011 en 10:16

    Lo bueno es que efectivamente los patrones humanos se repiten generación tras generación, lo malo…es que nos damos cuenta cuando ya tenemos unos años de experiencia y alguna metedura de pata en la mochila. Quizás en las Escuelas de Negocio debería enseñarse a que no hay por qué buscar siempre la aceptación de los demás como prioridad absoluta (sobretodo cuando ingresas en una empresa nueva) ya que este tipo de comportamientos lleva a veces a acabar negando los propios principios y objetivos y a perder el horizonte. Hay que saber economizar energías, a no hablar el primero, a saber escuchar y a ser prudente. Medir los tiempos de cuando hay que hacerse valer o mostrar nuestras porsturas es lo que me parece más complicado. Aunque desde luego, y si me permitis la expresión castiza, soy partidaria del “más vale una vez roja, que ciento amarilla”
    Un saludo,

    • 30/10/2011 en 17:11

      Gracias Rocío por tu aporte, comparto el enfoque, el problema que en el mundo de la empresa, la mayoría necesita el sistema como está, que las personas se conviertan en robots, así obedecen y no generan incomodidades. Creo que uno debe guiarse por lo que es y no renunciar a sus sueños, buscando hasta encontrar el sitio.
      Un abrazo y gracias.

  16. jhon chica
    01/11/2011 en 18:23

    bueno german frente a este articulo me permito decir lo siguiente: es verdad en el dia a dia y en cada rincon del planeta encuentras a a quellas personas que viven mas de la critica que ponene un ambiente adverso que no construyen nada siono que son solo monton, pero para eso estamos, para escuchar y saber decidir a que no debo hacer caso, por considerar que no aporta nada, para aislar a aquellas personas que son negativas a las demas personas o como decimos en colombia detectar la manzana podrida y sacarla de la bolsa porque daña las otras, hay que dejarlas en el mundo de manzanas podridas ( mundo que no conduce a nada sino a pasasr y que pase cad instante para estar en peor estado cada vez), lo importante es saber escuchar que de pronto algun comentario puede contribuir a mejorar una situación por ello se requiere escuchar adecuadamente, verificar las cosas y decidir validamente, excelentes articulos germany nos ponen a recordar ad instante vivido.

    • 01/11/2011 en 18:56

      Gracias Jhon por tu tiempo y por compartir tu reflexión, a la cual me adhiero, hay que aprender a dejar de lado todo aquello que no nos aporte nada para no desviarnos del camino.
      Me alegro que los posts te aporten valor, te mando hasta Colombia un fuerte abrazo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: