Inicio > Coaching ejecutivo, Coaching personal, Mentoring > A los espectadores: ¡cuánto les cuesta decir éstas tres palabras!

A los espectadores: ¡cuánto les cuesta decir éstas tres palabras!

La verdad que me apetecía escribir después de vivir una semana muy potente la que pasó, he tenido una sesiones espectaculares de Coaching, gracias a los fantásticos clientes que tengo, de los cuales aprendí mucho, y además tuve dos eventos muy inspiradores para mí, el jueves el seminario que impartí en La Escuela de Inversión con un aforo a rebosar y el viernes asistí a la presentación del nuevo libro de Aitor Zárate (un referente para mí) http://www.elfactork.com . Ambos eventos me han servido para reflexionar y convencerme más, en mis ideas, pensamientos, valores personales, mi visión y misión de vida, además de las carencias que veo en la sociedad y además como se deja manipular y parece no quierer despertar.

Pensando y reflexionando el domingo por la mañana bien temprano, se me vino a la cabeza varias veces, un estilo de prototipo que abunda en nuestra sociedad, al que le llamo “espectador de cine”.

En el último post lo mencioné, pero ahora quiero profundizar más en esta especie, que cada día se reproduce más en nuestra sociedad y lamentablemente están por todas partes. Son personas gobernadas totalmente por sus “saboteadores”, que se pasan todo el tiempo mirando la película de la vida de los demás y cuyas tareas consisten en criticar, destacar en todo momento los aspectos negativos, enviar mensajes desalentadores, paralizantes y muchas veces con mala intención.

Además esta especie busca en todo momento recolectar la mayor información posible del tema que sea, da igual si se dedican a ello ó no, el tema es absorber, es tener, acumular, el apego es una de sus características principales. Dan consejos sin que se les pidan y además como dije antes, critican sin haber experimentado en sus vidas de lo que hablan y encima dan doctrinas de la vida, robándote tu tiempo!.

También se caracterizan por estar a la defensiva en todo momento, están esperando recibir siempre, dar? nunca, chupan energía, se les ve la envidia en sus ojos, al  trío esfuerzo-compromiso-dedicación de las personas que logran sus objetivos lo definen como “mucha suerte” y además siempre son las víctimas del universo, todo está en contra de ellos por eso nunca logran nada.

Y yo me pregunto, por qué a “los espectadores” les cuesta decir éstas tres palabras!, que son: GRACIAS, DISCULPAS y me EQUIVOQUE!!!.

Que diferente sería nuestra sociedad si las personas incorporaran al lenguaje diario ésos tres términos que menciono, sería un espectáculo verdadero el día a día, pero como “los espectadores” son mayoría, no abundan estas palabras.

Jamás les escucharás dar las GRACIAS de verdad por todo lo que chupan gratis, por las enseñanzas que reciben de los demás, por los favores que les caen a veces, de ninguna manera dirán GRACIAS!!!!. Parece que los que viven realmente la película de sus vidas tienen la obligación de darles de todo y encima se quejan, porque siempre es poco lo que reciben.

Otra cosa que ni sueñes escuchar es que te pidan DISCULPAS, siempre ellos son las víctimas, en todo caso el que debe disculparse es el actor ó el director de la película, por no darle lo que ellos desean, calidad supra y gratis.

Tampoco te dirá nunca, me EQUIVOQUE, acaso el que se equivoca eres tú, por no escucharle y si a ellos le salen mal las cosas, la culpa la tiene su mala suerte, el cambio climático, la crisis, los políticos, el equipo de fútbol rival, el vecino, el barrendero, etc…..

El “espectador de cine” piensa que puede hablar de todo y de todos pero nunca se te ocurra criticarle ó recomendarle nada porque no tienes derecho a hacerlo pero el sí.

Yo hace años que dirijo mi propia película, abandoné la butaca de espectador de cine hace TIEMPO y estoy muy feliz, aunque a veces ciertas escenas no sean merecedora del “Oscar” pero es mía, auténtica.

Y tú como estás a día de hoy: dirigiendo tu película ó mirando la de los demás?.

 

 

Anuncios
  1. 01/11/2011 en 8:58

    Espectacular como siempre Germán. Desgraciadamente son millones los que ven la película desde la butaca y no la dirigen ellos mismos. Si estoy recibiendo sesiones de coaching, si me paso mucho por la cafetería, si leo algunos libros y sobretodo si emprendo la acción es para dirigir mi propia vida. A mi no me cuesta decir GRACIAS, DISCULPAS y ME EQUIVOQUE.
    Quien me conoce sabe que digo esas tres y otras como: TU PUEDES, NO TE RINDAS, NO HAY NADA IMPOSIBLE…
    Haces que cada martes estemos esperando un nuevo post tuyo para seguir aprendiendo.
    Como algún día quiten el martes del calendario la liaremos 🙂

    • 01/11/2011 en 9:37

      Gracias Víctor por tus palabras, de momento el martes entiendo que continuará y sino cambio el día. Conozco tu esfuerzo y dedicación con la película de tu vida y eso es importantísimo, siempre aprendiendo y mejorando.
      Enhorabuena Víctor por tu afán de mejora, un fuerte abrazo.

  2. Lorenzo
    01/11/2011 en 9:26

    Magnifico!!!
    Muchisimas gracias por este post.ayuda mucho.
    Como bien sabes,soy Director de mi pelicula y miro a los mejores Directores para aprender y mejorar.
    Tu,Vicens,Juan,Aitor…sois directores de primera y siempre se aprenden cosas….que despues aplico a mi pelicula personal.
    gracias!!!

    • 01/11/2011 en 9:51

      Me alegro mucho Lorenzo que te haya gustado el post, es muy importante lo que dices “dirigir tu película y aprender de los demás directores”, muy grande eso.
      También te agradezco y es muy representativo para mí que me pongas junto a ésas magíficas personas de las que aprendes, un honor muy grande.

  3. kiks
    01/11/2011 en 19:23

    Buen post Germán!!
    y triste recordar que es cierto que muchas personas son así, auqneu afortunadamente cuanto más me adueño de propia dirección menos personas conozco con esa personalidad tan debil y pesimista.
    Como bien has dicho, no tengo tiempo para perder en eso, no quiero perder el tiempo con los entrenimientos mezquinos de los demás.

    Gracias ^^!!

    • 01/11/2011 en 19:40

      Hola Kiks, un placer tenerte por aquí con tus comentarios, comparto la visión y postura que tienes ante lo que planteo en el post, hay que tener la decisión de elegir con quién quieres relacionarte y cómo!!!.
      Un abrazo y gracias.

  4. eva fuentes
    01/11/2011 en 22:34

    Acabo de encontrar este post y me he quedado sorprendida y enganchada , me gusta, aunque yó no me centraría solo en el que tú llamas grupo de ” espectadores ” creo que esas son las 3 palabras ” mágicas ” que diría mi hijo que a todos nos cuesta pronunciar. Por mi trabajo tengo que seleccionar y coordinar disintos grupos de trabajo y casí siempre se repite la misma constante tan dificil es ¡ yó intento mantenerlas siempre muy presente en mi vida personal y profesional aunque falle al menos lo intento y eso es lo que pido a la gente que trabaja conmigo pero es casí un imposible pienso que es un problema de educación y motivación, ahora que soy madre intento inculcarlo en mis hijos : dar gracias , disculparse y pedir perdón pero os puedo asegurar que a veces se convierte en una lucha contra los elementos la sociedad está llena de mensajes que no fomentan precisamente estos valores.
    Me alegro de haber descubierto este nuevo espacio

    • 02/11/2011 en 7:14

      Hola Eva, me alegro que hayas encontrado este espacio, es un placer para mi y además que aportes tu reflexión desde tu experiencia y sabiduría. Lo que apuntas es real y estoy convencido que si se usaran a diario estas palabras todo sería más fácil y mejor, influyen varias cosas para que no las utilicen pero inculcárselas a los hijos desde pequeños es una buena fórmula.
      Un abrazo y muchas gracias por tu tiempo y palabras.

  5. 02/11/2011 en 9:49

    Jeje sabes Germán que me encantó tu término “Espectadores de cine”! Genial tu post, como siempre cargado de enseñanzas. Como se comentó en la cafetería, te animo yo también a escribir tu libro, lo compraré el primer día que salga! Un gran abrazo

    • 02/11/2011 en 13:16

      Gracias Pablo por estar ahí, agradezco tus palabras y me alegro que te haya aportado valor el post y que te resuene el término “espectadores de cine”.
      Un fuerte abrazo.

  6. Carmen Cayuela
    02/11/2011 en 13:14

    Germán, el planteamiento te ha quedado un poco maniqueo :). Creo que la mayoría estamos en el tramo intermedio. En mi experiencia como coach me he encontrado con “espectadores de cine” que están en una situación de búsqueda temerosa, a veces de la que no son conscientes, que se resisten al cambio, lo que les hace ser algo intransigentes. El trabajo de acompañamiento para salvar obstáculos y encontrar sus propios recursos de afrontamiento de cambios me hacen sentir la ternura que se merecen, la que yo necesité para mis propios cambios, la que agradezco a los que tuvieron la paciencia de esperar a que yo pudiera llegar a ser lo que quería ser. Ahora se lo debo a los demás. Si en algún momento tengo que poner límites (límites que nos benefician a ambos), la responsabilidad es mía. Es mi opinión, en cualquier caso estoy abierta a comentarios y ya digo: gracias, disculpas y me equivoqué, si es necesario. Un afectuoso saludo.

    • 02/11/2011 en 13:28

      Hola Carmen, un placer tenerte por aquí aportando y compartiendo tu experiencia personal y profesional, comparto tu punto de vista y enfoque, claro que hay que tener paciencia!!!. Pero ante personas que quieran cambiar, que se interesen, que se caigan y pongan todo de sí para levantarse con ayuda ó sin ella pero que haya actitud. Al igual que tú también necesité tiempo para despertar y caminar pero hubo un compromiso. Pero también nos encontramos con estos “espectadores” que su única actitud, conducidas por sus saboteadores, envían mensajes y buscan frenar a quienes quieren cambiar, en ese momento cada uno elige que hacer y tu como profesional del coaching sabes muy bien que cuando el coachee no quiere, nada puede hacerse.
      Nuevamente gracias por tu tiempo y ojalá te vea por aquí aportando más veces, un abrazo.

  7. jesus lopez
    02/11/2011 en 21:33

    hola German: “al arte de saber,lo llaman adivinacion” no dando importancia que para llegar a un nivel de sabiduria,muchas veces se necesitan un minimo de diez mil horas de estudio.
    un insulto por parte de los mediocres,no valoran el esfuerzo,las horas de sueño perdido etc…una pena,la verdad,el que mas habla es el que mas tiene que callar,triste realidad.
    gracias por todo German,por tenernos al tanto y hacernos participes de tus logros y alegrias.

    un abrazo ; jesus

    • 03/11/2011 en 7:19

      Gracias Jesús por tu comentario y aportación como es habitual contigo, comparto lo que dices, cuesta mucho ver, las horas de dedicación, los esfuerzos, los cambios de hábitos, la valentía para sostenerles en el tiempo, pero ahí está la diferencia entre los que hacen y miran.
      Un fuerte abrazo.

  8. Jara
    03/11/2011 en 8:20

    Muy bueno el post, ¡como siempre !. Me recordaste a esos “espectadores” a los que invitas a cenar a tu casa nueva, con toda la ilusión, y son incapaces de hacer un comentario bonito, o al menos educado sobre ella… En el fondo son prisioneros de si mismos, están descontentos con sus vidas y no quieren, o más bien, no saben alegrarse por los demás.
    Juras no volver a invitarlos, pero se te olvida y pasado un tiempo, vuelves a hacerlo y la historia se repite…sólo siguen ahí mirando y empequeñeciéndose por dentro….Es triste, porque aunque nos parezca que no.encima lo pasan mal…

    Un saludo afectuoso.

    P.D .Aún no he conseguido ponerme con tu seminario, pero no se me va a escapar eh!

    • 03/11/2011 en 8:27

      Hola Jara,
      muy buena metáfora para resumir el mensaje del post, exactamente eso, les invitan y están pendientes de todos los fallos, hasta de los que no existen!. Así son.
      Gracias por tu aporte y por tu tiempo, del seminario tienes tiempo de sobra, a parte tú ya estás en acción y eso es lo que cuenta, un fuerte abrazo.

  9. Irene
    03/11/2011 en 16:53

    Sencillamente genial, de nuevo me sorprenden tus aportaciones. Yo misma he sido espectadora durante algún tiempo, criticando y sin aportación positiva en demasía. Tras pedir disculpas, he sido capaz, me he lanzado a no ser espectadora sino a crear mi película. Ahora intento enseñar y trasmitir bien mensajes positivos y que APORTEN.

    De nuevo gracias

    • 03/11/2011 en 19:06

      Sólo decirte Irene, ENHORABUENA!!!, por pasar a dirigir la película de tu vida, siempre hay un momento donde nos ubicamos desde ésa posición pero lo bueno que algunos que nos damos cuenta, salimos de allí.
      Me alegro que el post te haya aportado valor, un fuerte abrazo y gracias por tu tiempo.

      • 04/11/2011 en 7:14

        Hola Raúl, has estado muy auténtico con tu comentario, muchas gracias por tu tiempo y por hacer este aporte. Me ha parecido muy original por tu parte, el redactar la carta a los espectadores, muy sincera de tu parte. Lo bueno sería que puedas en un futuro poder entregárselas, será señal que estarás en tu camino con tus sueños e ilusiones, mira ahí tienes un buen punto de partida.
        Me alegro que los artículos te aporten valor, y también si les pones mi voz, mucho mejor, así sabes que tonos utilizaría en cada frase, jeje.
        Un abrazo Raúl y muchas gracias por compatir tu experiencia.

  10. Raúl Bermejo Silván
    03/11/2011 en 22:38

    Una vez más, buen trabajo!

    La verdad es que me veo inmerso en una historia de celos y odio perpetuo por parte de una par de personas que además son familia y junto a otros forman un gueto (no se si se escribe así) en la empresa en la que trabajo, cuando nadie con poder pone soluciones a esos problemas no te queda más solución que convivir con ellos y por ello les dedico este escrito y unas palabritas:

    “-Queridos espectadores de mi vida profesional, comentaros que lo que he conseguido (poco para algunos mucho para otros) ha sido con mi esfuerzo, dedicación y compromiso, pero eso es lo de menos, lo importante ha sido mis ganas de aprender, de ser efectivo y responsablemente coherente con mis valores. Yo a diferencia de vosotros, os doy las gracias, gracias por hacerme ver en que no quiero convertirme. También quiero aprovechar para pediros mis más sinceras disculpas por pensar que con la paciencia que he ido adquiriendo gracias a vosotros que me ponéis a prueba cada día podía conseguir llegar a enseñaros a dejar a un lado vuestros fantasmas y convivir pacíficamente. Y por último me equivoqué, ¡sí lo hice!, en algún tiempo pensé que las personas no eran buenas o malas, que simplemente actuaban en función al contexto de vida en el que se encontraban, no obstante después de presenciar como habéis intentado hacerme daño hiriendo a las personas que conforman mi fantástico equipo, lo reconozco me equivoqué y os subestimé. Por cierto, de veras creedme, sois malos y envidiosos y os aseguro que de ese modo siempre por mucho que intentéis evitarlo, siempre tendréis un Raúl Bermejo Silván en vuestras vidas al que envidiar y putear. Cambiad, viviréis más.”

    Bueno ya he expresado lo que me ha sacado tu post espero que te sirva para ver lo que transmites.

    Un detallito curioso, después del seminario del otro día en las escuela de inversión, al leer este post te parecerá extraño pero mientras lo he leído me ha hecho gracia que le estaba poniendo tu voz, jajaja simplemente me ha hecho gracia.

    Un saludo.

    Raúl Bermejo Silván

  11. 04/11/2011 en 11:25

    Buenos días Germán.

    Yo me considero director de cine aunque siempre en red con nuestros amigos los espectadores. La presión me puede a veces sin embargo el coraje y la humildad por querer vivir me ayuda a estar alienado.

    Yo como siempre te doy las gracias por tu inestimable apoyo y ganas de que todo me salga bien aunque me equivoque.

    Un abrazo grande y me alegro de tus éxitos!

    • 04/11/2011 en 17:03

      Tu Diego eres uno de esos incanzables directores de cine que no paran por hacer algo de sus películas un canto al aprendizaje, al cambio, a la transformación y a encontrar la felicidad. Sino nos equivocamos no aprenderíamos nunca, es necesario para llegar a cumplir nuestros sueños.
      Un fuerte abrazo.

  12. 05/11/2011 en 16:01

    Excelente post Germán!! Parece que esta especie está reproduciéndose cada día más.-
    Es interesante transitar en la vida con personas así.-
    Comienzas a observar que hay alguien dedicado a sabotearte, a socavar tu autoestima con el argumento de ” soy directo y honesto en lo que digo” o “te lo digo porque te quiero o te aprecio” y luego te lanzan una bomba sin ningún tipo de compasión.-
    De a poco, uno va observando que son gente que opina porque es lo único que sabe hacer, opina desde sus frustraciones y vacíos interiores, y cualquier emprendimiento ajeno les hace daño, los afecta, los pone en tela de juicio, los hace temer por su endeble autoestima y ego.-
    Aún no logro comprender que los hace creer que tienen autoridad para opinar y dirigir la vida de otra persona y que les hace pensar que uno va a seguir sus consejos.-
    Este tipo de personas son las que miran “la paja en el ojo ajeno y no la viga en el ojo propio”.-
    Mandan, dirigen, aconsejan, pero no motivados por la buena fe, por la solidaridad, la compasión y la bondad, sino por el autoritarismo, las falencias personales, la envidia.. Muchas veces muestran más de una cara, no miden lo que dicen, cuando alguien les gana en algún tópico, aducen que está equivocado sin fundamento alguno o utilizan argumentos ad hominem para criticarlo.-
    Y lo que no saben hacer, lo ignoran, o desprestigian de algún modo.-
    Es un poco patético ver la conducta de este tipo de personajes, sin embargo, estimo que son grandes maestros, pues son un espejo de todo aquello que debemos evitar si queremos crecer y madurar para convertirnos en verdaderas personas.-
    Personalmente me sirven para volver a mi camino, reafirmar mi forma de ser, enderezarme, y confirmar mis valores.-

    • 05/11/2011 en 16:43

      Muchas gracias por tu reflexión Estudio Jurídico (no sé tu nombre, jeje). Estoy totalmente de acuerdo lo que escribes, lo importante es saber de donde proviene el mensaje y cual es la intención, luego uno tiene la libertad de desecharlo ó si interesa lo escuchamos.
      Agradezco tu tiempo y las ganas de compartir tu experiencia, un abrazo y nuevamente gracias por tenerte en este espacio.

  13. 09/11/2011 en 12:15

    JAJAJA! Superdivertido! Hay gente que conozco que es tal cual. También los hay mucho más sutiles, tanto que cuesta darse cuenta, que te hacen sentir mal pero no sabes por qué porque son gente querida y muy cercana. Incluso a veces también yo me he descubierto así, con mi saboteador dirigiéndome. Pero una vez que tomas CONCIENCIA, es como si se abriera un camino donde antes sólo había maleza.
    Muchísimas gracias por ayudar con este fantástico post. Me ha encantado.

    • 09/11/2011 en 12:23

      Hola Carmen, me alegro que te haya gustado el post y te aporte algo de valor. Es una realidad y yo también en un momento de mi vida he sido uno de ellos junto a mi inseparable amigo saboteador, lo importante es lo que dices, tomar conciencia y abandonar la butaca de la crítica fácil.
      Un abrazo y gracias por aportar tu reflexión y tenerte en este espacio.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: