Nuestros actos son los que nos definen

Hace algunos años atrás, escuché esta frase en una película que estaba mirando y se me quedó grabada por lo que transmitió en ese momento. Con el pasar de los días profundicé en ella y a partir de ahí se convirtió en uno de mis lemas de vida, me costó tomar consciencia de ella y convertirla en un hábito, pero finalmente ha quedado anclada.

Y escribo este post sobre esta frase, porque el sábado volví a escucharla mientras veía ésa película en casa, “nuestros actos son los que nos definen”, ¿qué es lo primero que se te viene a la cabeza al escucharla?”.

Es bastante profunda, porque habitualmente partimos de la base de que todas las personas tenemos un muy buen fondo, una enorme cantidad de recursos, buenísimas intenciones pero lo que queda son las acciones, los actos, el como actuamos y hacemos las cosas, nuestras actitudes y reacciones ante las diferentes situaciones que se nos presentan día a día.

Date cuenta que de cada vez que actúas o haces algo, estás transmitiendo y dejando un impacto, la otra persona se quedará con eso, ni con tus pensamientos y el potencial del grandísimo corazón que tienes, solamente valdrá en lo que has hecho., por eso es de vital importancia tener una perfecta sintonía entre lo que sientes, piensas y haces.

Lo mismo ocurre con tus sueños, objetivos y fantásticas ideas que se te ocurren a menudo, pero si éstas no las llevas a la acción, no te servirán de nada y seguramente tu impacto será el de una persona de fantásticas intenciones pero de cero hechos.

Debes tener muy en cuenta que si quieres transmitir algo, serán tus hechos los que te definirán, porque las palabras son muy bonitas y fascinantes pero sino le acompañas de acciones, a éstas se las llevará el viento y quedarán en el olvido.

También te advierto que si pones en práctica la frase con la que titulo este post, tendrás que librar una batalla con tu saboteador, porque a este le encanta que recites a diario una cantidad enorme de buenas intenciones y deseos estupendos, pero a la hora de actuar que no apliques ninguno. Es más, te va a incitar a que sigas en la misma de siempre, nada nuevo y que tu vida sea lo más rutinaria posible, es decir, anclarte en la zona cómoda y seguir haciendo cosas que no sientes o porque tocan hacerlas.

Si quieres que te recuerden por tus actos como realmente eres, deberás sacar toda la autenticidad que llevas dentro, será necesario que seas muy fiel a tus valores, no deberás tener en cuenta a tus saboteadores, también tendrás que aprender a no quedar bien con todos porque cuando una persona es fiel a si misma, a los saboteadores de otras personas no les gusta nada esa actitud, y reaccionan, ya que los pone en una situación de riesgo en su área de confort.

Sería muy bueno que reflexiones sobre tu manera de actuar, y pienses si realmente en cada acción que haces, estás transmitiendo lo que eres y sientes, si la acción realizada está en sintonía con lo que sientes, por ejemplo si quieres a alguien, díselo!!!, porque tal vez crees que lo sabe pero tus actos no son lo suficientemente claro.

Recuerda que se nos juzga por nuestros actos y no por los buenos propósitos.

  1. milcosasquecontar
    10/07/2012 en 8:29

    buenos días Germán,
    buf, que sepas que este post me toca la fibra sensible.
    Primero, a veces resulta muy complicado vencer el miedo a avanzar. Existe una máxima entre informáticos: si funciona, no lo toques. Algo catastrofista, lo sé, pero lo usamos mucho más de lo que parece. El problema es que también lo aplico bastante a la vida personal.
    Otro punto es lo de aprender a no quedar bien con todos. En general me cuesta. Intento que todo el mundo esté contento, y a no ser que sea algo de lo que estoy total y absolutamente convencida, hago lo posible por contentar. Ya sé que tengo apego al resultado y como lo sé, estoy intentando poner remedio. Cuesta, pero lo intento. Me acabo de leer “El lider que no tenia cargo” pero todavía estoy en fase de análisis de lo que he leído.
    Y por último, que si no, más que un comentario, esto va a parecer esto un post, no te imaginas lo que puede costar demostrar los sentimientos, y decirlos, ni te cuento. Tanto los buenos como los malos. Pero bueno, también te diré que a partir de un accidente de coche que tuve, los demuestro algo más (o eso me dicen mis amigos).
    Espero que mi comentario no haya sido demasiado largo, pero he pensado que podía resultar interesante a alguien ver que hay gente que se siente reflejada en lo que cuentas.
    Un saludo,
    marga

    • 10/07/2012 en 17:24

      Hola Marga, gracias por aportar tantas cosas en tu comentario, no molesta en absoluto la extensión del mismo, todo lo contrario, son varios apuntes que has hecho y sirven. Lo del libro, claro que debes masticarlo bien, son muchos conceptos pero la idea general, es que uno debe ser su propio Líder, así que hay muchas ideas para convertirlas en hábitos saludables.
      Todo lo que cuentas, suele pasarnos, lo importante es ser consciente de ello y comenzar de a poco pero sin pausa, a modificarlo.
      Un placer como siempre tus reflexiones, te mando un abrazo y que pases una muy buena semana.

  2. 10/07/2012 en 16:53

    Buenas tardes Germán, así es; las palabras se las lleva el viento, y nuestros actos son los que perduran, seguramente hay personas que sienten de verdad lo que dicen, por supuesto; pero por algunas circunstancias, miedo, respeto o falta de confianza, se quedan sin ejecutar esas palabras. Yo suelo decir que nuestras decisiones son las que nos ponen en un sitio o en otro; y en este caso, tenemos que decidir por realizar las acciones. Buen post compañero.

    Un abrazo. @bolyvan

    • 10/07/2012 en 17:27

      Gracias Yván como siempre estar cada martes con un comentario preciso y certero. Comparto lo que reflexionas, nuestras decisiones son las que van marcando el camino.
      Un fuerte abrazo y que pases una muy buena semana.

  3. 10/07/2012 en 17:32

    hola germàn, este blog me parece muy inteligente y me ha hecho reflexionar mucho, sobre todo en lo que exijo a los demàs que yo mismo no hago…soy un desastre y voy a tener que cambiar muchas cosas de mi conducta y empezar a ser màs proactivo. Un abrazo y gracias.
    Claudio Arn

    • 10/07/2012 en 17:38

      Hola Claudio, gracias por tu tiempo y tú tan sincera reflexión, no te definas como un desastre, no eras consciente de tus actos, ahora que has empezado a reflexionar, te das cuenta que necesitas cambiar ciertas actitudes y comportamientos, con lo cual con paciencia y tolerancia podrás hacerlo.
      Un abrazo y buena semana.

  4. Mª Carmen
    11/07/2012 en 23:27

    El problema ,como siempre ,está en el verbo de la última frase,JUZGAR.

    Cuando aprendamos a convivir ,trabajar,querer….sin juzgar,habremos llegado a la FELICIDAD.

    • 12/07/2012 en 7:48

      Gracias MªCarmen por tu tiempo y compartir tu reflexión, el juzgar es algo que hemos incorporado desde mucho tiempo, con lo cual erradicarlo cuesta por eso hay que estar alerta con ello para que no nos domine. Un abrazo.

  5. 12/07/2012 en 12:38

    Hola a todos
    Hace tiempo escuché que tendemos a juzgar a los demás por sus actos y a nosotros por nuestras intenciones. Hacer un poco de autocrítica en ambos casos no nos vendrá nada mal.
    Gracias por compartir tus reflexiones.

    • 12/07/2012 en 17:06

      Gracias Araceli por aportar tu reflexión, lo que has escuchado es algo muy real, con lo cual debemos centrar la atención en nuestros actos.
      Un saludo y gracias por tu tiempo.

  6. 12/07/2012 en 21:19

    Muchas gracias por tu entrada Germán. Tocas uno de los temas más importantes, el de HACER en vez de DECIR. Las palabras desaparecen y los actos se quedan allí. Sin embargo, lo mejor es ser coherente y que las dos estén alineadas.
    Un abrazo

    • 13/07/2012 en 7:27

      Hola Pablo, gracias por tu tiempo y aportar. La idea es la que comentas al final, lograr una perfecta sintonía entre lo que piensas, dices y haces, es difícil pero es una gran reto para alcanzar.
      Un abrazo.

  7. 12/07/2012 en 23:30

    Creo que esa es una batalla diaria, siempre debemos estar muy alertas de si nuestros actos están en sintonia con lo que queremos proyectar y con nuestros valores, el hecho en ocasiones de no querer ofender a alguien no limita,es algo en lo que personalmente sigo trabajando, muy buen tema German!!!

    • 13/07/2012 en 7:31

      Gracias Octavio por tu aporte, me adhiero a lo que transmites en tus palabras, es un trabajo de perseverancia, paciencia y compromiso, pero se consigue. Me alegro que el post te haya interesado, gracias por tu tiempo, un abrazo.

  8. Majo
    13/07/2012 en 15:11

    Me encanta leerte…….

    Muchas Gracias Germán

  9. 14/07/2012 en 13:38

    Excelente post Germán, como siempre. Destaco lo que dices en el penúltimo párrafo sobre estar preparado para no agradar a todos, porque ser auténtico también afecta a los saboteadores de los demás. En ese sentido hay una frase que dice “no sé cuál es la receta de la felicidad.. pero sí sé la de la infelicidad: intentar agradar a todo el mundo”. Algunas veces cometemos ese error, sacrificando incluso valores o principios con tal de ‘agradar’, algo que a medio o largo plazo nos pasa factura.

    Un fuerte abrazo!

    Fernando

    • 14/07/2012 en 19:20

      Muchas gracias Fernando por tu aporte, es un auténtico placer verte por aquí, como tu te has quedado con esa frase del post, yo me quedo con la tuya, ya que estoy completamente de acuerdo, porque lo de de “agradar” es uno de los mayores problemas de las personas.
      Te mando un fuerte abrazo y gracias por tu tiempo.

  10. Mª Carmen
    17/07/2012 en 10:07

    Hola Gemán, te acabo de descubrir y no he podido parar de leer. Gracias por tus palabras. Me suscribo para seguirte. Un saludo.

  11. Susana Inés Godoy
    18/07/2012 en 20:51

    . . .” Tener una perfecta sintonía entre lo que sientes, piensas y haces” .uf! ¡qué bueno sería y que sea siempre! ¡es lo que debería ser! y sin estar en una posición cómoda . . . con valores . . . .¿cómo poder lograr ser un ser integral sin agotamientos nerviosos, en un medio donde no se es aceptada, querida, amada y respetada, donde vamos llevando el carro con esfuerzo, con los de afuera que juzgan mal y son indiferentes, cuando no se pudo manifestar la personalidad que se quizo y que no se pudo trasmitir lo mejor. Uno se entrega queriendo o sin querer a una posición que parece cómoda, pero presionada y muchas veces desganada al mismo tiempo no es la que se desea. Releeré en otro momento este artículo. Saludos, Susana

  12. Roxana
    23/07/2012 en 15:51

    Me quedaria con evitar ser una persona, sólo, con fantasticas intenciones. Considerar nuestros actos como nuestro representante mas fidedigno es una dificil tarea, por q la idea no es quedar como una persona “maravillosa” ante los demas, sino que al final del dia ese sabor de haber sido “fiel consigo misma(o)” es lo que hace q perduremos en la eternidad…. Muchas gracias por tu post, es invaluable saber q existe más personas felices como tu, pues “quien es verdaderamente feliz, sabe q la felicidad crece cuando se comparte con los demas” Saludos.

    • 23/07/2012 en 17:09

      Gracias Roxana por tus palabras, reflexión y tiempo. Comparto plenamente lo que dices, para mi la felicidad se consigue cuando una persona es fiel consigo mismo, aunque es una tarea difícil por nuestros egos y creencias que nos limitan, pero la clave está en seguir por más que nos caigamos.
      Un abrazo y buena semana.

  1. 25/09/2012 en 6:30

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: