Prisionero de lo que has creado

Todas las personas a lo largo de su vida van creando un montón de situaciones y de propias realidades, me refiero a crear proyectos, empresas, relaciones tanto de amistad como de equipos, sentimentales, pensamientos que no llegan a la acción, actitudes, espacios físicos, etc….., date cuenta que cada cosa que haces por más pequeño o diminuto que sea, creas algo.

No tomamos consciencia de esto, pero si te detienes a reflexionar ahora de toda la realidad que te rodea, las has creado tú, ya sea por las decisiones que has tomado en el pasado como también los que han decidido por ti, con lo cual muchas veces nos sentimos prisioneros de lo que hemos creado. Ya sé que no consideras como algo tuyo los que deciden por ti pero te diré que eso te pertenece, porque consciente o inconscientemente le has dado el poder para que lo hagan y en esto excluyo toda la etapa que estabas bajo la tutela de tus padres, abuelos o tíos.

Al hablar de lo creado por ti, no significa apuntalar o considerar sólo los aspectos negativos, sino también hay que considerar lo que ha sido bueno en su momento o lo es actualmente. Me parece más valorable reflexionar sobre lo bueno que sobre lo malo, porque esto último ya lo sientes y sabes bien lo que te molesta y necesitas cambiar, pero lo que tuvo éxito en su momento o está en final del impulso de crecimiento, ya es más difícil de ver.

Cuando hay algo que va bien y nos ha enamorado en su momento, tiene el peligro que si no le pones la misma ilusión y pasión que pusiste desde el primer día, puede que en un momento dado si bajas la energía y la intensidad, con tu obra pase lo mismo, pero el problema es la mayoría de las veces no nos damos cuenta de esto y al cabo del tiempo comenzamos a sentirnos diferentes, que no vibramos con lo que hacemos, que no nos deleita como antes, no nos sentimos lleno y vivimos  con una sensación de estancamiento.

Esto que comento suele pasar en cualquier ámbito de la vida, en tu trabajo, en las relaciones, en crear un equipo de trabajo muy bueno y con el tiempo estos enjaulan al líder, en un plan de entrenamiento que fue muy productivo en su día pero ahora necesitas otra cosa, y muchas situaciones donde en su día fue algo muy potente, placentero e innovador pero con el paso del tiempo se fue apangando la llama de tu pasión por más que las cosas vayan marchando relativamente bien.

Uno llega a convertirse prisionero de lo creado porque inconscientemente nos limitamos en lo conocido, en lo seguro, creemos que si ha funcionado ya no hay nada que tocar y marchará solo, perdemos intensidad, pasión, dedicación por los pequeños detalles, falta concentración y comenzamos a dejar crecer al apego por ello, algo que al cabo del tiempo nos convierte en personas dependientes e inseguras.

Como los seres humanos que nacemos, nos desarrollamos y morimos, también pasa con los proyectos, las relaciones, los equipos, las cosas materiales, es decir crecen, se desarrollan y terminan, nada es eterno por fantástico que parezca, por eso es muy importante a estar muy atentos cuando nuestro cuerpo y emociones comienzan a manifestarse, porque son claras señales de renovación y esto no significa revolución, sino detectar que debe modificarse, aunque sea algo mínimo para sentirnos a tope y motivados, porque ya sabes que cuando falta esto, es una clara señal de que estamos habitando la zona de la estanqueidad.

Habitualmente nos damos cuenta de todo esto cuando nos sentimos mal y los resultados no nos acompañan, pero esto comienza a gestarse mucho tiempo antes, lo cual si lo detectas y pones manos en el asunto, te ahorrará de derrochar mucha energía y tiempo en el cambio.

Por eso si te sientes con ganas de vibrar más en tu vida, si buscas tener la sensación de sentirte útil, si necesitas recuperar la sensación de comerte el mundo cada mañana que te levantas y la necesidad de vivir plenamente cada acción experimentas, puede ser que te hayas convertido en prisionero de lo que has creado.

¡Todavía estás a tiempo de sacar al León enjaulado que llevas dentro!.

 

 

 

 

Anuncios
  1. Pilar
    27/11/2012 en 6:58

    Lo del león enjaulado me ha encantado :))) pero es su lugar si han de vivir entre gente civilizada. De otro modo podrían hacer mucho daño al no estar en su hábitat 😉
    Feliz día

    • 27/11/2012 en 7:33

      Hola Pilar, evidentemente no es su hábitat y ni están contentos allí, su sitio es la selva, donde están libres y sacan en todo momento sus virtudes.
      Un abrazo y buen martes.

  2. Lemo
    27/11/2012 en 10:22

    Que razón tienes Germán, que difícil es mantener esa llama viva en todos lo aspectos ilusionantes de nuestras vidas. Parece que en esta sociedad del consumo del placer inmediato no puedas pararte y disfrutar de esa llama caliente. Quizás habría que añadir que la gente en general está tan perdida que no sabe y ni desea mantener esa llama ya que a fin de cuentas no sabe lo que quiere, y claro así es difícil.
    Es un placer leerte.

    • 27/11/2012 en 10:46

      Muchas gracias Lemo por tu aporte y palabras, coincido completamente en lo que señalas, creo que si no sabes lo que quieres y hacia dónde ir, la verdad que cuesta demasiado tener la llama interna encendida.
      Me alegro que el post te haya aportado algo y gracias por tu tiempo, un abrazo.

  3. 27/11/2012 en 17:24

    Pasión, considero que el gran motor de nuestra vida es la pasión, y estoy convencido de que podemos triunfar en cualquier cosa que hagamos con pasión.

    Gran post Germán 😉

    • 27/11/2012 en 19:33

      Muchas gracias Faustino por tu aporte, el cual coincido completamente, algo que se hace sin pasión le falta algo bastante importante por lo tanto no está completo.

      Un abrazo y muchas gracias por tu tiempo, y por hacer Re Tweets de mis Tweets en Twitter!.

  4. 29/11/2012 en 11:22

    German, buenos días, creo que no te llegó mi comentario anterior sobre este post, magnífico, gracias ¡¡ Desde luego lo comparto al 100%, no hay nada peor para no desarrollarse profesional o personalmente que sentir esas ataduras (en el mal sentido de la palabra) de nuestro pasado, nuestras decisiones, y sobre todo, del sentimiento de bienestar de permanecer en nuestra “zona de confort” hay que arriesgarse ¡¡¡
    Un saludo desde Sevilla
    Rafael
    @rafalgrol

    • 30/11/2012 en 7:56

      Hola Rafael, al parecer el comentario que dices no me había llegado. Gracias por tu aporte, muchas veces nos sucede que nos quedamos atrapados en los éxitos pasados y al cabo del tiempo nos damos cuenta que estamos atrapados en ellos, ya no son productivos, no nos llenan y vivimos con la sensación de que no evolucionamos, debido a que nos priva de vivir experiencias que nos hagan sentir útil nuevamente.
      Un abrazo y buen fin de semana.

  5. 18/12/2012 en 23:40

    Fantástico, que claridad, asi es. Lo cuelgo en mi blog.
    Graciasssss y un abrazote Germán

    • 19/12/2012 en 7:29

      Muchas gracias Pilar por el detalle de colgarlo en tu blog, me alegro que le hayas encontrado valor al post.
      Un abrazo y gracias por tu tiempo, que pases una feliz semana.

  6. 22/01/2013 en 19:17

    Gracias por compartirlo!!!.

  1. 18/12/2012 en 23:45
  2. 17/01/2013 en 20:50
  3. 13/07/2017 en 16:51

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: