RECONEXION!!!

NiñoTodos sabemos que los procesos de cambios son difíciles y complicados, por eso lo hacen pocos y más todavía cuando se trata de recuperar la ESENCIA o bien volver conectarse con ella, pero está claro que cualquier cambio es complejo desde el más pequeño hábito hasta un giro total en la vida.

A medida que vamos creciendo y adquiriendo conocimientos, modos, formas, relaciones con los demás, en nuestra mente vamos creando un programa de comportamiento para las situaciones a las que nos vamos enfrentando o nos enfrentaremos, pero con el inconveniente que todo aquello que no se encuentre en nuestra programación será rechazado automáticamente, con lo cual si quieres aplicar lo nuevo deberás re programar tu mente.

Esto que comento es igual a como se mantienen actualizados los software de los ordenadores por sus usuarios, algunos lo tienen al día por más que requiera un trabajo, una dedicación semanal y otros lo van dejando hasta que el ordenador ya no va ni para atrás ni para adelante. Con lo cual si no te actualizas comienzas a crear límites que después salir de ellos es difícil  por el esfuerzo que requiere hacerlo.

Por eso como quería escribir hoy acerca de la importancia de recuperar el espíritu de niño, ya que esto nos permite estar conectado con nuestra más pura ESENCIA y así de este modo focalizarse para ir en búsqueda de los objetivos, se me ocurrió transcribir un poema escrito por Loris Malaguzzi creador de una metodología para los niños que se educan en Reggio Emilia, que lo explica así:

“El niño está hecho de cien. El niño tiene cien lenguajes, cien manos, cien pensamientos, cien modos de pensar, de jugar, de hablar.

Cien, siempre cien modos de escuchar de maravillarse de amar, cien alegrías para cantar y entender, cien modos de descubrir, de inventar, cien modos de soñar.

El niño tiene cien lenguajes y cientos más pero le roban noventa y nueve.

La escuela y la cultura separan la cabeza del cuerpo.

Le dicen al niño: que piense sin manos, que trabaje sin cabeza, que escuche y no hable, que atienda sin alegría, que ame y se asombre solo en Pascua y Navidad.

Le dicen al niño que descubra un mundo que ya existe y de cien le quitan noventa y nueve.

Le dicen al niño  que el trabajo y el juego, la realidad y la fantasía, la ciencia y la imaginación, el cielo y la tierra, la razón y los sueños son cosas que no están unidas.

Le dicen, en resumen, que el cien no existe.

Pero el niño exclama:

¡Qué va, el cien existe!.”

Este poema o reflexión como quieran llamarle la primera vez que lo leí, hace más de un año, me dejó unos minutos reflexionando y lo que más se instaló en mi mente fue el del enorme potencial que tenemos para aportar, el cual lo tenemos guardados en un enorme cofre bajo varias llaves.

No me canso de repetir y de escribir que todos los seres humanos tenemos muchos talentos y recursos, pero hay que reconquistarlos, los cuales están cautivos, secuestrados y encarcelados por nuestros saboteadores y el ego. Estos nos limitan demasiado a nuestra mente, nos hacen vivir a muy bajas revoluciones y vibraciones, así no brillamos ni podemos tomar vuelo hacia una vida plena.

Tal vez sea a veces pesado por repetir esto casi todas las semanas, pero es que lo creo, si rompemos con nuestros límites, con esos hábitos caducados y llenos de apatía, con esas rutinas ruinosas para nuestro SER, si se aprende a gestionar emociones, a disminuir el dominio del ego, a buscar re conectarnos con nuestra ESENCIA es muy probable que ese 1 se convierta en número muy próximo al 100 de cuando eras un niño.

  1. marta
    05/03/2013 a las 10:54

    totalmente de acuerdo. hay que creer en uno mismo y conocerse muy bien es el mejor de los tesoros para actuar y conseguir objetivos reales.

    • 05/03/2013 a las 12:15

      Gracias Marta por tu aporte y tiempo, coincido plenamente en lo que reflexionas, porque es la clave de todo.

      Un abrazo y buena semana.

  2. Ricard Martí
    05/03/2013 a las 11:07

    Muy bueno, como siempre.

  3. milcosasquecontar
    05/03/2013 a las 12:51

    Me ha encantado la reflexión sobre los niños 😀

    un saludo,
    marga

    • 05/03/2013 a las 18:06

      Es muy buena Marga la reflexión por eso me pareció adecuado compartirla.

      Un abrazo y gracias por tu tiempo.

  4. Patricio
    06/03/2013 a las 13:16

    la zona de confort nos tiene pillados. El ser humano es por naturaleza cómodo y no le gusta el cambio. Eso nos impide ver las maravillas que desconocemos y lo superflueo de nuestras vidas. La falsa seguridad que nos da esa zona nos impide crecer como personas. Esa iniciativa espontánea que tienen los niños, atrevimiento, intentando superar sus limites, la curiosidad la perdemos con el tiempo y debemos recuperarla tal como dices.
    ¿A ver cuándo lo hago yo? NO!
    Ahora mismo coge un cuaderno y analiza tú situación, Tus problemas, dones …y hazte un plan, ponlo en la agenda, si no cumples ese día, lo vuelves a poner hasta q te de verguenza de ver que no quieres cambiar. SI NO TRABAJAS PARA CAMBIAR NO TE QUEJES. Si lo haces no desfallezcas, la recompensa es más grande de lo que piensas.
    Me ha encantado, gracias Germán, menudo rollo he soltado. jejeje que tengas buen día.

    • 07/03/2013 a las 7:09

      Hola Patricio, de “rollo” nada, me ha encantado tu reflexión y no tengo nada que añadir porque estoy totalmente de acuerdo, sobretodo en las últimas frases que escribes, más claro…imposible!.
      Un abrazo y muchas gracias por tu tiempo.

  5. Mercedes Pedraza Castellanos
    06/03/2013 a las 20:58

    Estoy totalmente de acuerdo con tu artículo Germán. Necesitamos conectarnos con nuestro niño interior…nuestra esencia…nuestros patrones instintivos castrados por prejuicios, limites y miedos que no nos dejan avanzar. Trabajo con niños y muchas actitudes de ellos que aun no han perdido su esencia, su espontaneidad, su entusiasmo, su creatividad y su sencillez y naturalidad deberiamos intentar recuperarlas ya que siguen ahí guardadas bajo llave en nuestro interior.
    Un saludo.

    • 07/03/2013 a las 7:16

      Muchas gracias a ti Mercedes por tu aporte y tiempo, por lo que cuentas tienes a tu lado la inspiración constante para tener presente el espíritu de niño!, estoy totalmente de acuerdo en lo que planteas.

      Un abrazo.

  6. esperanza estrella
    07/03/2013 a las 12:48

    Como la canción de los “Secretos”: Volver a ser un niño, de lo contrario nuestros sueños dormirían en el reino de la oscuridad para siempre y ocultos allí , necesitaríamos un milagro para desterrarlos y seguiríamos nuestro camino de adultos ….Totalmente de acuerdo.

    • 08/03/2013 a las 7:09

      Gracias Esperanza por tu aporte, totalmente cierto lo que mencionas de la canción, esa es la consecuencia de abandonar ese espíritu.
      Un abrazo y gracias por tu tiempo.

  7. 07/03/2013 a las 20:39

    Reblogged this on Semillas de Emprendimiento.

  8. M. Paz
    08/03/2013 a las 4:49

    Germán quiero ser la niña que exclama, va el cien existe!
    Después de un 2012 en qué profesionalmente fue exitoso, con muchos logros, creatividad, perseverancia, entusiasmo, gracias a un trabajo en equipo conformado por seis integrantes, que logramos superar obstáculos saliendo adelante con nuestros proyectos…..sin entender porqué estamos viviendo esta situación actual de despido…..después de semanas de un moobing encubierto, en que nos evaluaron de forma negativa, habiendo cumplido con todos los objetivos ( porque se esperaba que no nos resultara), aún así, sin siquiera tener la oportunidad de dialogar, sabotearon nuestro trabajo. Nadie nos dió la cara, incluso la persona que nos debió haber dado la información no asumió su responsabilidad. Estoy en shock llevaba 5 años y medio trabajando.
    Gracias por tu atención
    M. Paz

    • 08/03/2013 a las 7:12

      Hola M.Paz lamento que te haya sucedido lo que cuentas, pero lamentablemente es algo que ocurre habitualmente, el no dar la cara y no explicar las razones de las decisiones, podríamos estar horas buscando cuál ha el por qué de esta decisión pero no lo sabremos con exactitud ya que no estamos en sus cabezas. Lo importante es que valores tu esfuerzo, tu trabajo y lo que has hecho, porque eso es una muestra de que vales. Se muy bien que ahora es difícil ver todo esto pero te servirá para que se te abran nuevas puertas y oportunidades.

      Un abrazo y gracias por tu tiempo.

  9. M. Paz
    08/03/2013 a las 14:19

    Germán
    Gracias por tu apoyo !

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: