Inicio > Coaching deportivo, Coaching ejecutivo, Coaching financiero, Coaching personal, Liderazgo interior, Mentoring > Flexibilidad y disciplina, ¿en qué momentos es efectiva cada una?

Flexibilidad y disciplina, ¿en qué momentos es efectiva cada una?

EquilibrioSon dos palabras que actúan y se presentan en cada día de nuestros días, tanto la flexibilidad como la disciplina son necesarias para alcanzar ciertos objetivos, metas o estados interiores, pero el utilizarlas de forma inadecuada puede provocarnos bastantes problemas.

Una de las cosas que más nos desequilibran en nuestros estados emocionales son las expectativas, porque somos demasiados generosos con ellas, ante cualquier situación que deseamos a causa de una necesidad, ponemos un alto grado en ello y esperamos que sea algo más que excelente. Con lo cual al estar influenciados mentalmente con ese grado de expectativa al toparnos con la realidad, nos encontramos con que esto no era como lo habíamos pensado y entonces se produce una enorme frustración.

Tener expectativas altas sobre algo que no conocemos puede provocarnos un enorme daño y esto se produce en cualquier aspecto de la vida, por ejemplo se suele poner una gran expectativa en una persona, relación o proyecto laboral que cuando se van desencadenando los hechos realmente, se produce una diferencia entre lo deseado y lo real con lo cual nuestro estado de ánimo cae, llevándonos a un estado emocional no agradable y que nos paraliza muchas veces.

Es bueno diferenciar entre tener expectativas y soñar con un objetivo, lo primero hace que depositemos todo en algo, con un alto nivel de perfección, pareciera que no debe haber o existir ningún error, algo que se escapa a la realidad. En cambio lo segundo es un deseo, una visión, que se traza un plan y se pone en marcha, sabiendo que en el camino nos toparemos con obstáculos pero el querer alcanzarlo nos dará fuerzas para llegar a la meta.

Te pongo un ejemplo, imagina que vas a conocer una ciudad nueva y te has hecho una expectativa de 10 sobre ese viaje.

Cuando llegas al sitio, comienzas a ver que no es un 10 para tu valoración y la realidad es como un 6, ese “gap” de 4 hará que tu estado de ánimo decaiga, te sientas frustrado y te sentirás allí a disgusto hasta con ganas de marcharte ¡ya!. En cambio si hubieses ido sin pre conceptos, sin ninguna idea de valorar antes de tiempo, tal vez al estar allí lo verías con otros ojos y ese 6 puede que se convirtiera en un 7 ú 8.

Así pasa con las personas, nos hacemos una cierta imagen y cuando nos relacionamos con ellas la realidad es otra. También muchas veces llegamos a sentirnos defraudados por alguna persona debido a las expectativas que creamos sobre ella, y todo esto pasa porque somos muy inflexibles con las expectativas.

Por otro lado tenemos la costumbre de comportarnos con nuestros planes de acción de una forma flexible e indisciplinada. Ante cualquier circunstancia o estado de ánimo, les dejamos a un lado. Además cualquier excusa es muy buena para no seguir el plan, saltarnos etapas o abandonarlo porque no vemos resultados inmediatos.

Recuerda que la disciplina no es sinónimo de dictadura o despotismo.

La disciplina es hacer una serie de tareas que no nos gustan demasiado para poder alcanzar un estado que estemos a gusto o lograr una serie de objetivos que nos harán sentir pleno. Tampoco es mala, (por más que a veces se intente verla así) todo lo contrario, el tenerla como un hábito nos permitirá alcanzar muchas cosas u objetivos que deseamos alcanzar.

Tal vez sería bueno invertir los roles de ambas, es decir, aprender a adoptar a las disciplina como un hábito a la hora de ejecutar nuestros planes de acción y tener mucha flexibilidad frente a las expectativas.

El saber ubicar a estas dos palabras en nuestra vida, nos permitirá estar centrado en lo que debemos hacer y vivir en el AHORA, no despistarnos en ciertos momentos y a su vez no dejar que la mala utilización nos gobiernen ciertos estados de ánimos.

Estoy convencido que las dos son necesarias pero debemos aprender cuando aliarnos a la flexibilidad y en que momentos utilizar la disciplina.

  1. pescadordecangrejos
    23/04/2013 a las 9:08

    Excelente y como dice Paco. G. flexibles como el junco… La disciplina es vital, pero lo que cuesta educarla,luego está esa compensación de sentirte bien contigo mismo.
    En nuestro trabajo diario es vital ser flexibles y disciplinados,sin eso no conseguiremos nada
    Un saludo y felicitaciones por el articulo Germán.

    • 23/04/2013 a las 15:41

      Muchas gracias por tu aporte “pescadordecangrejos”, totalmente de acuerdo contigo, el tema de mermar nuestra disciplina y hacernos débiles en ese aspecto se debe a nuestros saboteadores que no quieren que abandonemos nuestra zona de confort, por eso debemos sobreponernos a ellos.

      Me alegro que te haya gustado, un abrazo y gracias por tu tiempo.

  2. 23/04/2013 a las 15:03

    Me quedo con esta idea: “Aprender a adoptar a las disciplina como un hábito a la hora de ejecutar nuestros planes de acción y tener mucha flexibilidad frente a las expectativas”
    Particularmente cuando tengo una meta donde no disfruto del camino a recorrer, la automotivación me falla. Y cuando disfruto del camino, lo de menos es llegar a la meta, por lo que mi flexibilidad es total.
    Después de leerte me doy cuenta de que para alcanzar metas “necesarias para nosotros”, pero cuyo camino no es agradable de realizar, debemos contar con la disciplina y voluntad necesarias para que el esfuerzo inicial no sea tanto pasado un tiempo, donde ya se habrá convertido en un hábito. Si además lo asociamos a algo para lo que sí estamos motivados, las posibilidades de éxito son mayores.
    Ultimamente es lo que he hecho con el deporte. Apunto a mi hija dos días en semana a una actividad y exactamente a la misma hora voy yo a una actividad deportiva al lado, de ese modo “no abandono”. LLevo desde febrero y ¡aún sigo! No me lo puedo creer, dejé de hacer deporte el mismo día que dejó de ser obligatorio en la escuela.

    • 23/04/2013 a las 15:54

      Hola Maricarmen, gracias por tu aporte en el cual coincido plenamente, lo que cuentas del deporte es un claro ejemplo, a veces no apetece hacer nada pero sabemos que cuando terminamos la actividad física tenemos la sensación de sentirnos bien y así sucede con muchas cosas de nuestro día a día.

      Recorrer el camino cuesta, hay momentos que vamos muy a gusto y otros que no tanto, pero en esos momentos considero fundamental conectarnos con el beneficio que nos aportará conseguir llegar a la meta.

      Muchas gracias por tu tiempo y aporte como sueles hacer habitualmente, un abrazo.

  3. Juan Sabater
    23/04/2013 a las 17:06

    Creo que desgraciadamente y sobre todo en estos momentos de incertidumbre tendemos a dotar a todos los “proyectos” que pensamos acometer y a las personas que conocemos o vamos a conocer, con unas expectativas demasiado optimistas (quizas por que necesitamos una brizna de ese optimismo y esperanzas positivas en medio de tanta frustración) y por eso luego la frustración se vuelve más virulenta. Lo dificil es aprender a valorar en la justa medida todo lo que nos acontece y sacar siempre consecuencias positivas.

    • 23/04/2013 a las 17:43

      Hola Juan, lo que reflexionas das en la “tecla” así lo veo también al tema totalmente influenciado por el contexto y las circunstancias pero a la hora de toparse con la realidad ahí llega el golpe.

      Muchas gracias por tu tiempo y aporte, un abrazo.

  4. Eloy Soto
    26/04/2013 a las 17:38

    Felicitarte ante todo por tus palabras. Para mi serían o lo que yo he entendido: Disciplina con uno mismo, flexibilidad antes las cirscuntancias y los demás. Somos lo que hacemos repetidamente. Entonces la excelencia no es un acto sino más bien un hábito. Esperar demasiado del ambiente externo, nos puede dar lugar a decepcionarnos. Utilizar esos pensamientos para analizar como podemos mejorarnos a nosotros mismos.

    • 27/04/2013 a las 12:30

      Gracias Eloy por tu tiempo y aporte, estoy totalmente de acuerdo con lo que reflexionas, has entendido el mensaje que quería transmitir en el post.
      De nuestros pensamientos sale todo!.

      Un abrazo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: