¿Cuánto pesa la mochila que cargas a diario?

turista-mochileroEl pasado fin de semana volví a ver una película que me gusta mucho por todo lo que me transmite, se llama “Up in the Air” cuyo protagonista es George Clooney e interpreta un personaje muy interesante para mi.

Una de las escenas que más me gustan, es cuando se pone delante de un grupo de asistentes en su curso de formación y les hace una pregunta muy simple: “¿Sus vidas cuánto pesan?”. Luego les invita a imaginar que tienen una mochila sobre sus hombros y que comiencen a cargarla de todo lo que tienen.

Durante nuestro día a día cargamos con una mochila sobre nuestros hombros, no nos damos cuenta del contenido, lo único que sentimos es que a veces pesa más, otra veces disminuye su peso y en otras ocasiones no podemos avanzar debido a la enorme cantidad de cosas que van dentro.

¿Qué contenido puede tener esa mochila?, allí dentro puede haber ¡de todo!.

Si comenzamos a ver lo que hay dentro podemos encontrar emociones intoxicadas, hábitos caducados, cosas materiales que ya no nos sirven, creencias caducadas, amistades que nos contaminan, relaciones por compromiso, trabajos que no se abandonan por miedo a lo desconocido, frustraciones y algunas cosas más que vengan a tu cabeza ahora mismo.

El contenido que lleva cada uno en esa enorme y pesada mochila la defino en una sola palabra, APEGOS. Eso es lo que llevamos, porque nos cuesta enormemente desapegarnos de un montón de objetivos materiales, emociones y pensamientos.

Creemos que si vaciamos la mochila llena de apegos, nos vamos a quedar solos, inseguros y no sabremos hacia donde ir. Pero si te das cuenta que cuanto menos peso lleves en la espalda, caminarás mejor, sufrirán menos tus hombros y columna, tendrás despejada la mente, caminarás erguido y tendrás la mirada bien alta. En cambio con la pesada mochila vas encorvado, de mal humos, cansado, dolorido, la mirada muchas veces perdida, extasiado……….

Cuando caminas los días de tu vida con la mochila cargada de apegos sobre tus hombros no eres libre para volar, primero porque con ese enorme peso es imposible que despegues y segundo si ésta se te pega a la espalda con el pasar de los años, quitártela de encima te será bastante complicado, con lo cual estarás condenado a quedarte atornillado al mismo lugar de siempre, porque a medida que pases los días con esa enorme carga, cada vez te costará más dar los pasos.

Los apegos suelen relacionarse con los objetos materiales, pero considero que estos simplemente son una máscara.

Los verdaderos y más complicados apegos vienen desde los pensamientos y emociones, cuando no crecemos y reprogramamos esto, la mochila se convierte en más pesada y además comienza a aumentar considerablemente su tamaño.

Las creencias limitantes y los hábitos caducados, son elementos comunes dentro de la mochila como también lo es la resistencia al cambio. Negar la necesidad de esforzarte para reprogramarte genera un peso brutal sobre tus hombros.

Otros elementos muy pesados que suele haber en las mochilas de las personas son querer controlar todas las situaciones, no tomar decisiones y dejarlo en manos de las circunstancias para que ella haga lo que quiera, culpar a la mala suerte cuando no salen bien las cosas, esperar que el mundo cambie para ponerte en acción así todas las condiciones del planeta y universo cósmico están a tu favor con el 100% y así tener la seguridad de que todo saldrá excelente sin nada de esfuerzo.

También el no romper con lo conocido cuando aburre y te molesta es una enorme carga para tu mochila, porque esto genera frustración y mediocridad para la vida, con lo cual la grandeza que llevamos dentro cada uno, se va oxidando.

Todos por una cosa u otra llevamos una mochila sobre nuestras vidas, lo importante es saber que cosas pesan más, ver cómo nos la quitamos de encima y resolver cómo podemos hacer el camino más ligero para movernos con libertad y volar sin cargas hacia nuestra PLENITUD.

  1. milcosasquecontar
    28/05/2013 a las 7:34

    Muy buenos días Germán,
    tu entrada de hoy me ha recordado a un texto que leí hace un tiempo. Se llama “La vaca”, de Camilo Cruz, y mediante un ejemplo explica por qué es bueno liberarse de los lastres. Complicado, pero bueno.
    Hice un comentario en mi blog, dejo aquí el enlace por si a alguien le interesa
    http://milcosasquecontar.wordpress.com/2012/09/18/la-vaca-o-como-librarnos-de-los-lastres/

    un saludo,
    marga

    • 28/05/2013 a las 20:18

      Muchas gracias Marga por tu aporte, interesante el texto que mencionas, aunque creo que no hace falta mucho explicar que cualquier lastre no es un buen compañero de viaje.

      Gracias por tu tiempo y comentarios, un abrazo.

  2. 28/05/2013 a las 16:40

    Buenas tardes, a mi también me gusta mucho esta película y me gustó esa escena de la charla de Clooney, saqué alguna idea a la hora de comunicar despidos, alga nada agradable para ninguna de las partes (incluido el que despide, aunque algunos piensen otra cosa)
    muy interesante el blog en general.
    Saludos
    Marta

    • 28/05/2013 a las 20:21

      Gracias Marta por tu comentario y aporte. Estoy de acuerdo contigo en que no es nada fácil el lugar que ocupa la persona comunicadora, también me ha tocado estar en ese lugar y la mayoría de las veces no estaba de acuerdo en la decisión tomada pero había que hacerlo, por eso me parece muy importante preparar a las personas que tienen que comunicar despidos a compañeros o miembros de la empresa en la que trabaja.

      Un abrazo y gracias por tu tiempo.

  3. Anna
    28/05/2013 a las 17:50

    Buenas tardes Germán,
    Genial el post de esta semana. Mientras iba leiéndolo, un montón de similitudes han ido pasando por mi cabeza. He pensado que todas las cosas que llevamos en la mochila y que ya no nos sirven son, como las cosas que nos llevamos en la maleta durante las vacaciones “por si acaso” y solo llegar al destino vemos que no las vamos a utilizar porqué no encajan con lo que haremos. Pero que en vez de aprender hacemos lo mismo la próxima vez.
    También he pensado en un montañero que tenga que escalar una montaña y lleve en su mochila comida caducada, mapas antiguos, ropa que ya no le vale, teléfonos de contactos de amigos que ya no lo són tanto…de que le serviría?
    Estoy muy de acuerdo contigo en que, llevar la mochila muy llena, nos carga los hombros y, para compensar el peso, no obliga a mirar al suelo. Así que si no aligeramos el peso, es imposible que podamos mirar al horizonte para poder ver la oportunidades que, seguro, pasan ante nuestros ojos.

    Saludos,

    Anna

    • 28/05/2013 a las 20:23

      Muchas gracias Anna por aportar tu reflexión, la cual comparto completamente. El famoso “por las dudas” nos hace llevar una carga extra en un montón de ocasiones, tanto materiales como emocionales, por eso hay que aprender a desapegarse de varias cosas de la mochila.

      Un saludo y gracias por tu tiempo.

  4. 28/05/2013 a las 17:59

    Excelente reflexión, Germán!
    Saludos,
    Gabriela Turiano

  5. Paco lucena
    29/05/2013 a las 10:23

    Gracias German magnifico post

  6. 30/05/2013 a las 11:25

    sin lugar a dudas una película de la que se pueden sacar muchas enseñanzas tanto desde el punto de vista positivo como negativo y más en una etapa como la que nos está tocando vivir ahora. Gracias ¡¡ un saludo
    Rafael
    @rafalgrol

    • 30/05/2013 a las 11:42

      Gracias Rafael como es habitual tu aporte, es cierto que hay enseñanzas de todo tipo en la película.

      Un abrazo y gracias por tu tiempo.

  7. 31/05/2013 a las 3:53

    Excelente reflexión, yo creo cada persona en la vida lleva un poco de peso en su mochila, y esta enseñanza nos sirve para reflexionar para aprender a caminar un poco mas aliviado sin carga que nos atormente, de verdad muchas gracias por compartir con nosotros este maravilloso escrito.

    • 31/05/2013 a las 7:43

      Gracias a ti Andreis por tu tiempo y aportar tu reflexión, la cual estoy plenamente de acuerdo. Con sólo comenzar a observar que provoca más peso, es el primer paso para caminar más aliviado.

      Un abrazo y gracias.

  8. 06/06/2013 a las 0:43

    Germán, en tu linea, muy buena reflexión..

  9. Kenia Navarro
    01/07/2013 a las 18:34

    Muchas gracias por este comentario. Me gustaría añadir un matiz. Últimamente me siento feliz encontrando un montón de cosas necesarias e importantes en mi mochila. Gracias a ellas afronto las dificultades del día a día con facilidad, resuelvo un montón de cosas. Así llevo con ganas un peso “justo”, adecuado a mis fuerzas. Lo importante, como el mensaje de la película, es que seamos conscientes de con qué llenamos la mochila y revisarlo de vez en cuando para dejar sólo lo que es parte esencial de nosotros mismos.
    Un abrazo

    • 02/07/2013 a las 7:18

      Hola Kenia, totalmente de acuerdo con tu matiz, es que estoy convencido que debe ser así. Tener ciertas cosas en la mochila está muy bien pero siempre desde una elección y no tomarlo como una carga.

      Un abrazo y gracias por tu aporte y tiempo!.

  10. FATIMA BELEN STASI
    05/07/2013 a las 19:50

    ME ENCANTO!.. PIENSO TODOS LOS DIAS EN ESA BENDITA MOCHILA Y EN BUSCAR LA MANERA DE QUE PESE MENOS. MUY BUEN POST!😀

    • 06/07/2013 a las 9:15

      Muchas gracias Fátima, me alegro que te haya gustado el post, la idea es llevar un peso que resulte cómodo.

      Un abrazo y gracias por tu tiempo.

  1. 04/06/2013 a las 6:32

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: